Tratamientos alternativos naturales para la menopausia

¿Es este extracto de hierbas el 'Viagra femenino'?

La menopausia es su último período menstrual, que ocurre cuando sus ovarios dejan de producir las hormonas que impulsan su ciclo menstrual. Se diagnostica definitivamente cuando ha perdido su período durante 12 meses consecutivos. Para la mayoría de las mujeres, es un proceso natural que ocurre entre los 40 y los 58 años, aunque algunas entran en la menopausia prematura o han inducido la menopausia debido a una cirugía o una lesión en los ovarios.

Las fluctuaciones hormonales alrededor de la menopausia pueden causar síntomas que incluyen sofocos y sequedad vaginal, y puede buscar alivio para estos con tratamientos sintomáticos.

Síntomas

Cada mujer experimenta la menopausia de manera diferente. Algunas mujeres pueden tener síntomas menopáusicos muy graves, mientras que otras mujeres apenas tendrán molestias. Sin embargo, hay algunos síntomas menopáusicos predecibles que la mayoría de las mujeres notan comúnmente.

Durante su transición a la menopausia, es posible que comience a notar algunos cambios en su período. Los períodos más ligeros y / o menos frecuentes son un cambio normal y una respuesta esperada a sus niveles hormonales decrecientes. (Su médico debe evaluar los períodos más abundantes y / o más frecuentes).

Los sofocos o sofocos son un síntoma muy común y desagradable de la menopausia. El término clínico para un sofoco es un síntoma vasomotor . A veces, esto también puede estar asociado con ansiedad o palpitaciones cardíacas. Un sofoco típico dura entre uno y cinco minutos, y la mayoría de las mujeres tendrán al menos uno por día.

La sequedad vaginal en la menopausia se debe a la falta de estrógenos. Sin cantidades adecuadas, las paredes de la vagina pierden volumen y humedad y se vuelven delgadas, secas y se irritan fácilmente. Esto puede provocar relaciones sexuales dolorosas, un aumento de las infecciones vaginales y malestar vaginal crónico.

Los trastornos del sueño son comunes debido a sofocos, insomnio, estrés o depresión. También se observan síntomas emocionales como cambios de humor, ansiedad y depresión.

El aumento de peso es un problema frecuente en la menopausia y la pérdida de estrógeno desplaza la distribución de la grasa a la cintura. Este tipo de aumento de peso es particularmente perjudicial para la salud y está asociado con un aumento de las enfermedades cardiovasculares.

Tratamientos alternativos

Ejercicio

El ejercicio es probablemente lo más importante que puede hacer una mujer para mejorar su salud y bienestar en general a lo largo de su vida. El ejercicio regular con pesas ayuda a prevenir y reducir la pérdida de masa ósea y juega un papel clave en la reducción del riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y muchos tipos de cáncer. Debe hacer al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana, como caminar a paso ligero, trotar, trabajar en el jardín o bailar. Para perder peso, es posible que necesite 60 minutos o más, la mayoría de los días de la semana, combinados con una dieta baja en calorías.

Prácticas cuerpo-mente

La meditación de atención plena se está estudiando para ver si puede ser útil para los sofocos, así como para mejorar la calidad del sueño y reducir el estrés. El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH) dice que un estudio tiene algunos resultados prometedores. También se encontró que la hipnosis reduce la frecuencia de los sofocos en un estudio financiado por el NCCIH. El yoga también puede ayudar con algunos síntomas, pero no parece disminuir los sofocos. No se ha demostrado que la acupuntura sea eficaz contra los sofocos.

Dieta

Su dieta es un medio importante para controlar los síntomas de la menopausia. Para reducir los efectos de los sofocos, es posible que desee limitar la cafeína, las comidas picantes y el alcohol. Limitar la cafeína y el alcohol por la noche también puede ayudar a aliviar el insomnio de forma natural. Deberá asegurarse de obtener suficiente calcio, fósforo y vitamina D a través de los alimentos, aunque también se recomiendan suplementos de calcio y vitamina D.

Tendrá un mayor riesgo de enfermedad cardíaca después de la menopausia a medida que se reducen los estrógenos. Ahora es el momento de seguir las recomendaciones dietéticas para reducir los riesgos cardíacos. Estos actualmente incluyen limitar las grasas saturadas y eliminar las grasas trans de su dieta.

El aumento de peso es un problema común en la menopausia y deberá vigilar cuánto come. Reduzca el azúcar refinado y los carbohidratos refinados de su dieta, ya que son calorías vacías.

¿Qué deberías comer en su lugar? Aumente la ingesta de alimentos que contengan fitoestrógenos como la soja, los garbanzos, las lentejas y la linaza molida. Es mejor elegir alimentos naturales como fuentes de estos estrógenos vegetales en lugar de tomar suplementos. Otros alimentos que debe incluir en su dieta incluyen cereales, avena, trigo, arroz integral, tofu, almendras, anacardos, frutas frescas y verduras. Estos contienen fibra y otros nutrientes beneficiosos.

Vitaminas

A partir de los 50 años, debe comenzar a complementar su dieta con 1500 mg de calcio y al menos 800 UI de vitamina D3 cada día para prevenir la osteoporosis y mantener la salud ósea.

La vitamina E puede tener un efecto mínimo en la reducción de los sofocos, como se vio en un solo estudio. Pero debe tener cuidado de no tomar una dosis demasiado alta o corre el riesgo de sangrado, derrames cerebrales e insuficiencia cardíaca.

Probióticos

Los cultivos de Lactobacillus acidophilus y Bifidus pueden ser útiles para las mujeres durante la menopausia para ayudar con el metabolismo y la utilización de estrógenos. Algunos también creen que estas bacterias «buenas» ayudan a reducir la aparición de infecciones por hongos.

Hierbas y suplementos

Probablemente verá suplementos comercializados para la menopausia. Aquí está el estado actual de la evidencia sobre si podrían valer la pena:

Los fitoestrógenos, como la isoflavona del trébol rojo, no han mostrado resultados consistentes en el alivio de los síntomas de la menopausia y se ha demostrado que los productos de linaza no son efectivos para los sofocos. En general, es mejor incluir estos alimentos en la dieta en lugar de tomarlos en forma de pastillas.
El cohosh negro muestra resultados inconsistentes. Todavía hay una falta de pruebas sólidas de que funcione.
No se recomienda para personas con problemas hepáticos.
La DHEA es un precursor del estrógeno y su cuerpo produce menos a medida que envejece. No se sabe si tiene un uso en el tratamiento de los síntomas de la menopausia, pero su uso puede causar daño hepático.

Dong quai es una hierba medicinal china. No hay buenos estudios sobre si funciona. Puede interactuar con el anticoagulante Coumadin (warfarina).
No se han realizado suficientes investigaciones para sacar conclusiones sobre el aceite de onagra , el ginseng, la kava, la melatonina o el ñame silvestre. Sin embargo, la kava conlleva un riesgo de enfermedad hepática grave.

Hormonas bioidénticas

Los compuestos naturales de estrógeno o progesterona están disponibles con receta de los farmacéuticos compuestos. La evidencia no respalda las afirmaciones de que estas hormonas bioidénticas son más efectivas o más seguras que la terapia hormonal convencional. También existe la preocupación de que su contenido pueda variar de un lote a otro.


Compartir