Remedios naturales para tratar el trastorno bipolar

Medicamentos

El trastorno bipolar implica cambios extremos en el estado de ánimo, la energía y los niveles de actividad. Los medicamentos pueden ayudar a las personas a controlar los síntomas, pero pueden tener efectos adversos. Varios remedios naturales también pueden ayudar.

La Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI, por sus siglas en inglés) estima que alrededor del 2.6 por ciento de las personas en los Estados Unidos tienen trastorno bipolar y casi el 83 por ciento de los casos son graves. En promedio, comienza cuando una persona tiene 25 años.

Una persona con trastorno bipolar experimenta momentos de depresión severa y momentos de manía o estado de ánimo «elevado». Los riesgos durante un estado de ánimo bajo incluyen la incapacidad para funcionar en el trabajo y en otras áreas de la vida.

Durante la manía, la persona puede correr el riesgo de tomar decisiones imprudentes. Si el estado de ánimo se vuelve demasiado alto o bajo, se puede desarrollar psicosis .

No existe cura para el trastorno bipolar, pero el tratamiento permite a las personas controlarlo. Algunas adaptaciones en el estilo de vida también pueden ayudar, junto con el medicamento.

Cambios en el estilo de vida

El asesoramiento, la terapia cognitivo-conductual (TCC) y una variedad de cambios en el estilo de vida pueden ayudar a las personas con trastorno bipolar a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida en general.

Dormir

El trastorno bipolar puede interrumpir el sueño de una persona. Durante una fase maníaca, una persona puede dormir muy poco, pero durante una fase baja, puede dormir durante mucho tiempo.

La falta de sueño puede desencadenar un cambio de humor, y dormir lo suficiente es esencial para controlar el estado de ánimo.

Una buena higiene del sueño puede alentar a las personas con la afección a dormir con regularidad.

Los consejos incluyen:

Irse a la cama y levantarse a horas regulares
Asegurárse de que la habitación sea cómoda
evitar el tiempo frente a la pantalla y situaciones potencialmente estresantes antes de acostarse
no comer una comida abundante demasiado pronto para dormir
evitar o limitar la ingesta de alcohol
Las personas con trastorno bipolar que tienen dificultad para dormir deben hablar con su médico.

Dieta

Una dieta saludable es un hábito importante en el estilo de vida de una persona con trastorno bipolar.

Un estudio de 2011 encontró que hasta el 68 por ciento de las personas que buscan tratamiento para el trastorno bipolar tienen exceso de peso u obesidad . Las personas con trastorno bipolar también tenían un mayor riesgo de padecer otras afecciones, como diabetes , baja densidad ósea y enfermedad cardiovascular.

Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de estas afecciones.

En 2013, otro estudio encontró que las personas con trastorno bipolar tienen más probabilidades de comer compulsivamente que la población en general.

Esto puede ser un efecto secundario de la medicación o debido a comer en exceso durante episodios de depresión.

El sobrepeso puede complicar la recuperación y aumentar el riesgo de diabetes, presión arterial alta y ansiedad .

Los médicos desconocen las causas del trastorno bipolar, pero puede deberse a un desequilibrio de las sustancias químicas del cerebro. Estos químicos, también llamados neurotransmisores, son noradrenalina, dopamina y serotonina .

La serotonina también puede afectar el apetito. Puede ser que cuando los niveles de serotonina son bajos, las personas experimentan antojos de carbohidratos y alimentos dulces.

Los consejos para mantener una dieta saludable incluyen:

mantener horarios regulares para comer
Asegurarse de que la dieta sea variada, equilibrada y con abundantes frutas y verduras frescas.
hacer un plan de comidas para la semana, preparar una lista antes de ir al supermercado y ceñirse a ella
Aprender y practicar nuevas recetas durante los momentos de ánimo positivo puede ayudar a una persona a establecer estos hábitos.

Ejercicio

El ejercicio regular y moderado puede ayudar a equilibrar el estado de ánimo y prevenir una serie de problemas de salud, como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Hay una falta de evidencia que demuestre que la actividad física puede ayudar específicamente a las personas con trastorno bipolar, pero algunas investigaciones sugieren que puede ayudar a mejorar el estado de ánimo durante una fase baja.

Una revisión de estudios de 2015 sugirió que el ejercicio «puede ser una estrategia viable y efectiva para lidiar con la fase depresiva del trastorno bipolar».

Otra revisión , publicada en 2016, concluyó que «en general, el ejercicio se asoció con mejores medidas de salud, incluidos síntomas depresivos, funcionamiento y calidad de vida».

Se necesitan más estudios para averiguar cuánto ejercicio debe hacer una persona, con qué frecuencia y qué tan intensa debe ser la actividad, especialmente porque el trastorno bipolar involucra una serie de factores físicos y psicológicos.

Practicando la moderación

Las personas con trastorno bipolar tienen un mayor riesgo de tener comportamientos adictivos.

Un estudio encontró que el 56 por ciento de las personas con la condición habían experimentado en algún momento adicción al alcohol o las drogas.

Ciertos circuitos del cerebro desempeñan un papel en la búsqueda de experiencias gratificantes. Un estudio ha sugerido que las personas con trastorno bipolar tienen una activación más fuerte en estos circuitos.

Esto puede ser lo que impulsa a la persona hacia un comportamiento de riesgo.

El lado positivo de esto, dicen los autores del estudio, es que alienta a las personas a trabajar con energía hacia sus metas y ambiciones.

Por otro lado, puede significar que un individuo se concentra completamente en las recompensas a corto plazo de una decisión sin tener en cuenta los posibles riesgos a largo plazo.

Los consejos para evitar estos problemas incluyen:

Ser más consciente de cualquier tendencia a participar en comportamientos riesgosos, por ejemplo, adictivos
Buscar ayuda si ya hay un problema.

Pedirle a sus amigos y seres queridos que apoyen cualquier decisión para evitar comportamientos destructivos o adictivos.

Los amigos que son conscientes de los riesgos pueden, por ejemplo, sugerir ir a ver una película en lugar de un bar en una salida nocturna.

Manejo de un episodio maníaco

No siempre es posible prevenir un episodio maníaco, pero a medida que la afección progresa, el individuo y sus amigos y familiares pueden comenzar a notar los signos de un cambio de humor.

Aquí hay algunos consejos cuando esto sucede:

Consulte a un médico si es la primera vez, si ha interrumpido el tratamiento o si el tratamiento no está funcionando.
Siga el plan de tratamiento y asista a todas las citas médicas, ya que es posible que sea necesario ajustar los medicamentos.
Trate de mantener un patrón de sueño regular y evite el estrés innecesario cuando sea posible.
Siga una dieta saludable y haga suficiente ejercicio.
Evite el alcohol y otras sustancias.
Lleve un registro de sus estados de ánimo y sentimientos.
Si tiene personas a su alrededor, intente compartir con ellos lo que está sucediendo para que puedan apoyarlo.

Remedios alternativos

Otros remedios que no implican el uso de medicamentos tradicionales incluyen suplementos y asesoramiento.

Hierbas y suplementos

Algunas personas con trastorno bipolar usan hierbas o suplementos para tratar de aliviar sus síntomas.

Omega 3

El extracto de aceite de pescado omega-3 puede ayudar, según algunos estudios . Los científicos han descubierto que el trastorno bipolar es menos común en países donde las personas consumen mucho pescado. Las personas con depresión también pueden tener niveles más bajos de omega-3 en la sangre.

Los ácidos grasos omega-3 pueden tener numerosos beneficios para la salud, pero es mejor comerlos en su forma natural. El pescado de agua fría, las nueces y los aceites vegetales son buenas fuentes.

Magnesio

Algunos científicos piensan que el magnesio tiene un papel en la regulación del estado de ánimo y de los episodios maníacos y depresivos y trabaja con los medicamentos para que funcionen de manera eficaz.

Como resultado, algunos médicos pueden recomendar suplementos de magnesio. Habla sobre los suplementos de magnesio con tu médico. Tomar un multivitamínico incluirá la dosis diaria recomendada de magnesio.

Vitaminas

Algunas personas sugieren que las vitaminas pueden ayudar, específicamente la vitamina C y el ácido fólico .

Los investigadores han encontrado evidencia débil de que la vitamina C puede ayudar, pero ninguna que apoye el uso de ácido fólico específicamente para el trastorno bipolar.

Existe evidencia de que el ácido fólico apoya la salud cognitiva, pero no está claro si esta u otras vitaminas pueden ayudar con el trastorno bipolar.

En general, no está claro que los suplementos dietéticos puedan ayudar a las personas con trastorno bipolar. Se necesitan más estudios para confirmar los beneficios de cualquier suplemento.

Nutrientes en la dieta

Sin embargo, una dieta que proporciona una variedad de nutrientes a través de alimentos frescos puede ayudar a proteger a una persona de una variedad de problemas de salud. Las verduras de hoja verde tienen un alto contenido de ácido fólico y las frutas cítricas son una gran fuente de vitamina C.

Cualquier persona con trastorno bipolar que decida usar medicina complementaria debe continuar con las sesiones de terapia con medicamentos recetados y debe consultar a su médico antes de usar suplementos o una terapia alternativa.

Elija productos «naturales» con cuidado

Las personas a veces usan la hierba de San Juan para tratar los síntomas depresivos, pero pueden aumentar el riesgo de manía e interferir con los antidepresivos.

Las personas con trastorno bipolar no deben usar la hierba de San Juan.

Siempre hable con un médico antes de probar cualquier terapia natural o alternativa. Algunos pueden interactuar con otros medicamentos y pueden tener efectos adversos.

Asesoramiento

El asesoramiento, por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual (TCC) parece ser útil para controlar los síntomas del trastorno bipolar.

Un metanálisis publicado en 2017 concluyó que «la TCC es eficaz para disminuir la tasa de recaídas y mejorar los síntomas depresivos, la gravedad de la manía y el funcionamiento psicosocial».

Los estudios revisados ​​mostraron que los efectos de la TCC eran “leves a moderados” y las mejoras eran más significativas si una persona asistía a sesiones de 90 minutos o más.

La TCC puede ayudar a las personas a identificar hábitos y comportamientos negativos y destructivos, y a cambiarlos por otros más positivos.

Soporte y tratamiento clínico

Un psiquiatra que se especializa en el trastorno bipolar normalmente guiará el tratamiento de una persona.

A veces, puede haber un equipo más amplio de profesionales, incluidos un trabajador social y un consejero.

Medicamentos

Un médico puede recetar medicamentos estabilizadores del estado de ánimo durante un episodio maníaco.

Éstas incluyen:

litio
ácido valproico
carbamazepina
lamotrigina

Puede ser necesario un control regular, ya que a veces es necesario ajustar la dosis.

Si una persona experimenta psicosis, también puede necesitar un fármaco antipsicótico, como:

olanzapina
risperidona
quetiapina
aripiprazol
ziprasidona
lurasidona
asenapina

Los médicos no suelen recetar antidepresivos solos a una persona con trastorno bipolar, incluso cuando está de mal humor, porque pueden desencadenar un episodio maníaco.

Por esta razón, la persona normalmente usará un antidepresivo con un estabilizador del estado de ánimo o un antipsicótico.

Un médico puede recomendar la hospitalización si un paciente experimenta psicosis o si sus síntomas pueden representar un peligro para él o para otras personas.

Compartir