Qué saber sobre la Artemisa

Qué saber sobre la artemisa

La artemisa es una planta que la gente ha estado usando durante miles de años.

Sus usos van desde repelente de insectos y como ingrediente del alcohol hasta una opción de tratamiento para una amplia gama de afecciones de salud, que incluyen osteoartritis, afecciones digestivas y cólicos menstruales, por nombrar algunas.

¿Qué es artemisa?

La artemisa es una planta perenne resistente que generalmente crece en las áreas más cálidas del hemisferio norte. Es originaria de Europa, Asia y África del Norte.

La gente suele considerar que la artemisa es una hierba invasora. Se propaga rápida y fácilmente y puede invadir gran parte del jardín de una persona. También está relacionado con la ambrosía y puede causar una reacción alérgica similar a la asociada con la ambrosía . Por esta razón, la gente suele matarlo o eliminarlo.

Hay muchas supersticiones tradicionales relacionadas con esta hierba. Por ejemplo, la gente solía creer que la artemisa podía proteger de la fatiga, la insolación, los animales salvajes y los malos espíritus. Mucha gente también sugiere que los romanos solían usar artemisa en sus sandalias para aliviar el dolor de pies.

Las personas pueden convertir las hojas de artemisa en un té infundiéndolas en agua hirviendo. Algunas personas también fuman la planta como alternativa al tabaco. También está disponible en forma de cápsulas en muchas tiendas de salud.

Beneficios potenciales para la salud

Tradicionalmente, en toda Europa y en la medicina tradicional china, la gente ha utilizado la artemisa como tratamiento para una variedad de problemas de salud.

Por ejemplo, la gente ha fumado o consumido las hojas secas como una forma de promover los sueños lúcidos, aunque ha habido pocos estudios al respecto.

Otros que usan la hierba sugieren que tiene propiedades antibacterianas, pero nuevamente, ha habido pocos estudios que investiguen esto.

Los siguientes son algunos otros ejemplos de los posibles beneficios para la salud de la artemisa.

Moxibustión

El uso principal de la artemisa es una técnica llamada moxibustión. Esto implica quemar la hierba sobre una parte específica del cuerpo según lo que el practicante está tratando de lograr.

Los practicantes también suelen utilizar la moxibustión durante la acupuntura para aumentar la eficacia de esta antigua práctica china.

Existe alguna evidencia que sugiere que la moxibustión puede ayudar a prevenir o corregir los partos de nalgas, lo que, a su vez, podría ayudar a reducir la necesidad de tantas cesáreas.

Una revisión de 2012 sugiere que esto puede ser solo o en combinación con acupuntura o técnicas posturales. Una revisión de 2019 también señala que la moxibustión resultó en un menor uso de oxitocina en comparación con ningún tratamiento.

La oxitocina reduce el estrés, calma a la persona y ayuda con el dolor durante el trabajo de parto. El hecho de que fuera menos necesario cuando una persona usaba moxibustión es significativo.

Reducción de la artritis

Una revisión de 2017 encontró evidencia suficiente para sugerir que la moxibustión es efectiva para la reducción del dolor y el manejo de los síntomas en personas con osteoartritis de rodilla.

Esto respalda una revisión de 2016 que sugiere que la moxibustión podría ser útil como alternativa en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla.

Beneficios digestivos

La artemisa también puede ser eficaz para una serie de problemas digestivos, que incluyen:

poco apetito
cólico
indigestión
Diarrea
estreñimiento
enfermedad de viajero
acidez estomacal

Alivio menstrual

Algunas personas también creen que la artemisa puede ayudar a relajar el útero y, al hacerlo, inducir un ciclo menstrual tardío y aliviar los calambres asociados con él.

También hay evidencia limitada que sugiere que la moxibustión puede reducir tanto la frecuencia como la gravedad de los sofocos asociados con la menopausia. Esto se basa en un único estudio de 2009 de 51 mujeres perimenopáusicas y posmenopáusicas que incluyó un grupo de control.

Tratamiento para el cáncer

Existe evidencia limitada que sugiere que algunos tipos de artemisa pueden ser efectivos en el tratamiento de células cancerosas. Sin embargo, los resultados de un estudio de 2013 indican que la capacidad de la artemisa de California para matar células se extiende a las células humanas normales, así como a las cancerosas.

Una revisión de 2018 de numerosos estudios sobre la moxibustión concluye que puede ayudar a reducir los síntomas de la quimioterapia y mejorar la calidad de vida, pero la investigación debe continuar para confirmarlo.

Los autores del estudio concluyen que, hasta que sepan más sobre la seguridad de este remedio, las personas deben hacer ejercicio al consumir extractos de artemisa de California, ya sea como tintura o como té.

Efectos secundarios

Se carece de investigación en esta área, por lo que los científicos deben realizar más investigaciones para investigar los posibles efectos secundarios de la artemisa en una variedad de formas y usos.

Dicho esto, la artemisa puede causar reacciones alérgicas similares a las asociadas con la ambrosía. Estas reacciones pueden ocurrir al entrar en contacto físico con la planta o al beber té elaborado con la hierba.

Los síntomas de tales alergias pueden incluir:

estornudos
una nariz que moquea
congestión nasal
dolores de cabeza
ojos irritados
picazón en la garganta

Además de estos efectos, la artemisa también puede aumentar los síntomas del asma, como tos y sibilancias.

También existe algo llamado «síndrome de abedul-artemisa-apio» o «síndrome de apio-zanahoria-artemisa-especia», que indica que si una persona es alérgica a una de las sustancias en estos nombres, también es probable que alérgico a los demás. Esto también se conoce como síndrome de alergia oral .

Además, la artemisa contiene una sustancia llamada tuyona, que puede ser tóxica en grandes cantidades. La cantidad presente en la hierba en sí es lo suficientemente pequeña como para que los expertos la consideren segura de usar.

Sin embargo, si una persona opta por utilizar artemisa en forma de aceite, debe ser consciente de este riesgo potencial, ya que es el aceite el que contiene esta sustancia. Esto significa que habrá una alta concentración.

Históricamente, los expertos han asociado esta hierba con la pérdida del embarazo, por lo que muchos recomiendan que las personas embarazadas eviten la artemisa para minimizar el riesgo de aborto espontáneo.

Además, un estudio de 2020 encontró componentes tóxicos significativos en el humo de la moxibustión que podrían tener efectos negativos en el hígado, los riñones y el corazón. Por lo tanto, las personas deben ventilar ampliamente cuando se usa artemisa.

Otros usos

Además de tener algunos usos medicinales potenciales, la artemisa ha tenido una amplia gama de otros usos a lo largo de la historia, algunos de los cuales la gente todavía apoya hoy.

Las siguientes secciones las analizarán con más detalle.

Repelente de insectos

Desde la Edad Media europea, la gente ha utilizado la artemisa como hierba para repeler insectos , especialmente polillas, de los jardines de las personas. Incluso existe la teoría de que el nombre artemisa proviene de la antigua palabra inglesa para polilla.

Alcohol

En lugar de usar lúpulo, la gente alguna vez le dio sabor a la cerveza usando artemisa, o «gruit», y una variedad de otras hierbas.

De hecho, el nombre de artemisa también puede provenir de su uso tradicional para dar sabor a la cerveza; la gente solía servirlo en tazas.

Dependiendo de la región en la que viviera una persona, los detalles de la mezcla de hierbas variarían.

Comida

Además de sus posibles propiedades medicinales, la gente también usa artemisa como hierba culinaria en la cocina asiática.

La raíz es dulce y picante, y la hierba es de naturaleza aromática y amarga. Conocida como «ssuk», la artemisa se adapta a los pescados grasos, la carne y las aves, y algunas personas dicen que ayuda con su digestión.

La gente lo usa a menudo en rellenos y adobos y como condimento para el caldo.

Resumen

La gente ha utilizado la artemisa durante siglos para el tratamiento de diversos problemas de salud.

La investigación debe continuar sobre la eficacia de la artemisa, pero los estudios sugieren que puede ser beneficiosa en algunos casos.

Si una persona está considerando probar la artemisa con fines medicinales, debe hablar con su proveedor de atención médica de antemano para asegurarse de que sea seguro para ella.

Actualmente no hay suficiente información científica para determinar una dosis adecuada para la artemisa, y las personas deben tener esto en cuenta si están pensando en usarla.


Compartir