¿Puede el CBD ayudar con el sueño?

Uso de CBD para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson

Dormir mejor es un desafío para muchas personas, y los investigadores están explorando si el cannabidiol (CBD) puede ayudar. En la planta Cannabis sativa se pueden encontrar más de 80 sustancias químicas diferentes, llamadas cannabinoides. El cannabinoide más abundante que se encuentra es el tetrahidrocannabinol (THC) , mientras que el segundo más abundante es el CBD.

A diferencia del THC, el CBD no es psicoactivo, por lo que no produce la sensación de subidón o subidón que se siente al consumir productos de cannabis que contienen THC. En cambio, el CBD es bien conocido por sus propiedades calmantes y relajantes. Es por eso que se está investigando activamente el CBD para su uso en la mejora de las dificultades para dormir.

La investigación, aunque emerge y evoluciona, es prometedora, lo que sugiere que el CBD puede mejorar tanto la calidad como la cantidad del sueño.

Lo que dice la investigación del CBD

Si bien es cierto que existe evidencia científica de que el CBD puede ayudar con el sueño, muchos de los estudios en humanos que examinan esta asociación son pequeños y / o carecen de un grupo de control.

Además, algunos estudios han examinado el papel combinado del THC y el CBD para el sueño, que no abordamos aquí.

Dicho esto, aquí hay ejemplos de estudios de investigación que respaldan el uso de CBD para mejorar el sueño:

En un estudio de 72 adultos con síntomas primarios de ansiedad y falta de sueño, más del 65% de los pacientes mejoraron sus puntuaciones de calidad del sueño después de tomar CBD diario (dosis promedio de 25 miligramos) durante un mes. Esta mejora se mantuvo durante la duración del estudio (un total de tres meses).

En un estudio de 21 pacientes con enfermedad de Parkinson sin demencia u otras afecciones psiquiátricas, los participantes experimentaron una mejor calidad de vida (incluido el sueño) al tomar 300 miligramos de CBD por día.

En una serie de casos de cuatro pacientes con enfermedad de Parkinson y trastorno de la conducta del sueño REM, el CBD (75 a 300 miligramos por día durante 6 semanas) redujo la frecuencia de los eventos de conducta del sueño de movimientos oculares rápidos (REM).

En un estudio de caso pediátrico de un paciente de 10 años con trastorno de estrés postraumático (TEPT), el paciente experimentó un aumento en la calidad y cantidad del sueño y una disminución de la ansiedad después de tomar 25 miligramos de CBD a la hora de acostarse y de 6 a 12 miligramos de CBD. spray sublingual durante el día (según sea necesario para la ansiedad).

Dando un paso atrás

La idea de encontrar una terapia natural para los problemas del sueño es ciertamente atractiva. Sin embargo, el sueño es un fenómeno complejo. De hecho, hay una serie de razones por las que una persona puede sufrir dificultades para dormir.

Si bien no es una lista exhaustiva, algunas posibles razones incluyen:

Tener una condición psiquiátrica como ansiedad o depresión.
Tener un trastorno primario del sueño como el síndrome de piernas inquietas o apnea del sueño.
Experimentar dolor crónico (que despierta a una persona del sueño)
Tener una afección médica como hipertiroidismo , enfermedad de Parkinson o reflujo ácido
Experimentar un trauma o estrés crónico

La genética, los factores ambientales (como viajes, un bebé que llora, un dormitorio ruidoso), los medicamentos o el abuso de sustancias también pueden contribuir a la falta de sueño.

Otras Consideraciones

Además de abordar la causa detrás de sus problemas de sueño o de su ser querido, existen otros problemas a considerar con respecto al uso de CBD.

Formulaciones

El aceite de CBD se extrae de la planta de marihuana o cáñamo, que son cepas derivadas de la planta Cannabis sativa .

Una vez extraído, el aceite de CBD puede tomarse solo o infundirse en otras formas, que incluyen:

Comestibles (por ejemplo, gomitas o chocolates)
Tinturas (agregue gotas a bebidas o alimentos)
Cápsulas
Vapores (inhalados)
Ungüentos y lociones
Aerosoles
Sal de baño

La preocupación aquí es que la concentración y la absorción de CBD variarán entre estas diferentes formulaciones, y esto finalmente afectará el efecto terapéutico del CBD.

Dosificación

La dosificación es otra consideración. Desafortunadamente, todavía no está claro exactamente qué dosis de CBD se necesita para que una persona tenga un sueño reparador.

Por ejemplo, en uno de los estudios mencionados anteriormente, la dosis promedio para adultos utilizada fue de 25 miligramos por día, mientras que en otro estudio, los participantes usaron 300 miligramos por día.

Es probable que la dosis requerida deba individualizarse y tal vez titularse en función de su efecto.

Los factores que pueden afectar la dosificación incluyen:

La gravedad del trastorno del sueño de la persona.
Medicamentos que toma la persona (tanto relacionados con el sueño como medicamentos que pueden interactuar con el CBD)
Efectos secundarios experimentados (como si la persona se siente somnolienta o fatigada al día siguiente)
La formulación utilizada

Un estudio de 2017 encontró que solo el 31% de los 84 productos de CBD comprados en línea estaban etiquetados con precisión para la concentración, con el 43% con menos CBD del indicado y el 26% con más. Además, más del 21% tenía THC detectable.

Efectos secundarios

La investigación sugiere que, a corto plazo, el CBD es en gran medida seguro y bien tolerado. Algunas personas, sin embargo, experimentan efectos secundarios, como:

Un cambio en el apetito (ya sea reducido o aumentado)
Aumento o pérdida de peso
Cansancio
Diarrea
Aumento de las enzimas hepáticas.

Además, algunas personas pueden experimentar un empeoramiento de la calidad de su sueño después de tomar CBD. Este efecto paradójico merece una mayor investigación.


Compartir