Propiedades y beneficios del hierro quelado

Propiedades y beneficios del hierro quelado

El hierro quelado es una forma suplementaria de hierro que ha sido alterada químicamente para permitirle pasar a través del sistema digestivo sin romperse. «Quelado» significa que los iones metálicos se unen a iones no metálicos para formar una nueva molécula.

En teoría, este proceso fue diseñado para permitir que el hierro pase por el proceso digestivo sin descomponerse. En cambio, el hierro quelado se transporta a las células, junto con el aminoácido al que está unido, para una absorción más eficiente.

También se dice que el hierro quelado reduce la incidencia de malestar estomacal comúnmente asociado con la ingesta de suplementos de hierro . Pero algunos expertos no están de acuerdo sobre si la investigación clínica respalda estas afirmaciones, afirmando que el hierro regular (sulfato ferroso) funciona con la misma eficacia.

Es importante tener en cuenta que el hierro quelado puede no ser lo suficientemente potente para tratar la deficiencia de hierro severa (particularmente con anemia ), pero es útil para mantener los niveles de hierro y prevenir que ocurran deficiencias de hierro en personas con alto riesgo.

¿Qué es el hierro?

Para comprender qué es un suplemento de hierro, es importante aprender sobre la función básica del hierro y por qué es tan vital para la salud en general. El hierro normalmente se obtiene al comer ciertos alimentos, como carnes rojas, hígado (y otras vísceras), espinacas y más.

Se encuentra en casi todas las células humanas y se considera un mineral esencial porque se requiere para producir la parte de los glóbulos rojos llamada hemoglobina . La hemoglobina es responsable de transportar oxígeno vital a todo el cuerpo y al cerebro, que tiene una gran necesidad de oxígeno.

El hierro participa en el transporte de oxígeno, la producción de energía, la actividad inmunológica, la producción de hormonas, la energía para los músculos y el ADN.

La anemia por deficiencia de hierro

La deficiencia de hierro es la deficiencia nutricional más común en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aproximadamente el 20% de la población mundial padece deficiencia de hierro.

Según la OMS, “Todos los grupos de edad son vulnerables. La deficiencia de hierro afecta el desarrollo cognitivo de los niños desde la infancia hasta la adolescencia. Daña los mecanismos inmunitarios y se asocia con un aumento de las tasas de morbilidad [enfermedad].

«Durante el embarazo, la deficiencia de hierro se asocia con múltiples resultados adversos tanto para la madre como para el bebé, incluido un mayor riesgo de hemorragia, sepsis, mortalidad materna, mortalidad perinatal y bajo peso al nacer.

«Se estima que casi todas las mujeres tienen algún grado de deficiencia de hierro y que más de la mitad de las mujeres embarazadas en los países en desarrollo sufren de anemia».

El síntoma más frecuente de anemia causada por deficiencia de hierro es la fatiga extrema. Otros síntomas pueden incluir dificultad para respirar , uñas quebradizas o crestas verticales en las uñas, cabello seco y dañado, dolor de cabeza y mareos.

Además, una persona con deficiencia de hierro puede experimentar debilidad, piel de color pálido, inflamación o dolor de la lengua y la boca, manos y pies fríos y / o dolor en el pecho o pulso acelerado.

Beneficios del hierro quelado

El beneficio principal del hierro quelado es su capacidad para prevenir los niveles bajos de hierro en sangre, previniendo la anemia por deficiencia de hierro en aquellos que tienen un alto riesgo.

Las personas que comúnmente tienen niveles bajos de hierro incluyen bebés que son amamantados o alimentados con fórmula que no está lo suficientemente fortificada con hierro y niños que pueden no comer una dieta adecuada con suficiente hierro y necesitan hierro adecuado debido al rápido crecimiento.

Otros que pueden experimentar niveles bajos de hierro son los vegetarianos porque las verduras tienen menos hierro que la carne, las personas mayores que a menudo tienen deficiencias nutricionales debido a problemas de salud, depresión, pobreza o acceso inadecuado a alimentos saludables, y atletas debido a la necesidad de más oxígeno para trabajar sus músculos.

Las mujeres también necesitan niveles más altos de hierro que los hombres, así como las mujeres que están embarazadas (debido al aumento de la demanda de hierro durante el embarazo). Aquellos que toman ciertos medicamentos también pueden experimentar niveles bajos de hierro (como aquellos que toman anticonceptivos orales, aspirina, esteroides, antiácidos y anticoagulantes).

Investigación sobre hierro quelado frente a hierro no quelado

Un estudio que involucró a mujeres embarazadas con deficiencia de hierro, publicado por el Journal of Perinatal Medicine , descubrió que no hubo diferencia entre los participantes del estudio que recibieron hierro quelado (bisglicinato) y los que recibieron hierro regular (sulfato ferroso).

Esto indicaría que las afirmaciones de que el hierro quelado se absorbe mejor pueden no ser ciertas y, por lo tanto, el precio más caro de los suplementos de hierro quelado (en comparación con el hierro regular) puede no estar justificado.

Otro estudio de 2014 mostró que 30 miligramos de hierro quelado tomados durante 90 días eran tan efectivos como el sulfato ferroso para mantener niveles normales de hierro en niños en edad escolar que tenían niveles bajos de hierro (sin anemia).

Sin embargo, en un estudio separado que comparó el hierro quelado con el sulfato ferroso, aquellos que tomaron el suplemento de quelato de aminoácidos informaron significativamente menos efectos secundarios (incluido menos malestar estomacal) que aquellos que tomaron el sulfato ferroso no quelado.

En un estudio anterior realizado en animales, se encontró que el hierro quelado causa menos efectos adversos que el uso de otras preparaciones de hierro.  El sulfato ferroso (hierro no quelado) provocó síntomas de toxicidad más intensos que dosis iguales de hierro quelado.

Un estudio de 2013 de niños en edad preescolar descubrió que tanto el grupo de sulfato ferroso (hierro regular) como el grupo de quelatos de aminoácidos (hierro quelado) mostraron reacciones adversas iguales, pero el hierro quelado resultó en un mayor aumento en la concentración de ferritina.

La concentración de ferritina es una indicación de la concentración de hierro en la sangre. Sin embargo, el estudio también mostró que los niveles de hemoglobina no cambiaron después de que se administraron los suplementos de hierro.

Posibles efectos secundarios

Hay varios efectos secundarios menores de tomar hierro, las reacciones adversas comunes pueden incluir:

Estreñimiento
Calambres en el estómago
Diarrea
Náusea
Indigestión
Heces de alquitrán negro (posiblemente un signo de una úlcera gastrointestinal superior)

La mayoría de los efectos secundarios menores de tomar suplementos de hierro se disiparán después de que el cuerpo se adapte a tomar hierro; si los síntomas persisten, es importante consultar con su proveedor de atención médica.

Los efectos secundarios graves de tomar hierro quelado pueden incluir una reacción alérgica (rara vez), que puede involucrar:

Una erupción
Picor
Hinchazón (particularmente en la garganta, lengua o cara)
Mareo
Disnea (dificultad para respirar)

Si tiene algún síntoma de una reacción alérgica, debe buscar atención médica inmediata.

Sobredosis

La sobredosis accidental de productos de hierro (incluido el hierro quelado) es una de las principales causas de intoxicación mortal en los niños. En parte, esto puede deberse al hecho de que los peligros de tomar demasiado hierro no son de conocimiento común.

Toxicidad

La toxicidad por sobredosis es quizás uno de los efectos secundarios más peligrosos que pueden resultar de tomar hierro. Los síntomas de una sobredosis de hierro, según la Clínica Mayo, pueden incluir fiebre, náuseas, calambres estomacales, dolor de estómago agudo, vómitos intensos (pueden ser con sangre) y síntomas tardíos de una sobredosis de hierro.

Además, uno puede experimentar labios, uñas y palmas de las manos de color azulado, piel pálida, piel húmeda, convulsiones (ataques), respiración rápida y superficial, fatiga y debilidad (más severa de lo habitual) y pulso filiforme (un pulso débil).

Si se observan síntomas de toxicidad cuando una persona está tomando suplementos de hierro, se requiere atención médica de emergencia de inmediato.

Precauciones y contraindicaciones

No se debe tomar hierro quelado a menos que el médico le indique lo contrario si una persona sufre un trastorno por sobrecarga de hierro (como hemocromatosis o hemosiderosis), adicción al alcohol, afecciones hepáticas y problemas estomacales o intestinales (como colitis ulcerosa, SII, úlceras o otras condiciones).

Para aquellos que toman bisglicinato ferroso, es importante tener en cuenta que este suplemento también contiene ácido fólico.

Aquellos con anemia perniciosa (deficiencia de B12) deben asegurarse de hablar con un médico antes de tomar hierro quelado. El ácido fólico en el suplemento podría provocar pruebas de laboratorio falsas.

Dosificación

Las pautas generales sobre la dosificación y preparación de hierro quelado incluyen que la dosis promedio de hierro para un adulto con deficiencia de hierro es de entre 60 y 120 mg por día durante un mínimo de 90 días (pero siempre consulte con el proveedor de atención médica antes de decidir qué dosis es derecho).

El contenido de “hierro elemental” de cada tipo de suplemento de hierro es quizás una de las principales consideraciones al elegir un tipo de suplemento de hierro. El hierro elemental se refiere a la cantidad exacta de hierro que contiene una tableta o cápsula de suplemento.

El contenido de hierro elemental debe indicarse claramente en miligramos. Asegúrese de que el contenido de hierro elemental sea suficiente para igualar la cantidad ordenada por el médico que prescribe.


Compartir