Prevención de cálculos biliares

Pancreatitis, cancer, cálculos biliares

Dolor repentino en el estómago, pecho, la parte superior de la espalda o el hombro. ¿Infarto de miocardio? Tal vez. Pero para el 20 por ciento de las mujeres y el 10 por ciento de los hombres mayores de 55 años que tienen cálculos biliares, esos síntomas podrían significar un ataque de cálculos biliares. Las elecciones inteligentes en la dieta, los suplementos y el estilo de vida pueden brindar alivio.

¿Qué son los cálculos biliares?

Los cálculos biliares son partículas duras, que varían en tamaño, desde granos de arena hasta pelotas de golf, que se desarrollan en la vesícula biliar, un órgano en la parte superior derecha del abdomen. Mientras que algunas personas tienen piedras individuales grandes, otras pueden tener cientos de piedras pequeñas o una combinación de pequeñas y grandes. La mayoría de las personas tienen cálculos biliares «silenciosos» que no causan ningún problema. Sin embargo, si los cálculos biliares bloquean los conductos biliares, pueden provocar un dolor insoportable y repentino.

Causados ​​por desequilibrios en el colesterol, la bilirrubina (una sustancia que se produce cuando el hígado descompone los glóbulos rojos viejos) o las sales biliares que ayudan a formar la bilis, los cálculos biliares también se pueden formar si la vesícula biliar no se vacía por completo o con la suficiente frecuencia. Más del 90 por ciento de los cálculos biliares se componen de colesterol endurecido, el 10 por ciento de bilirrubina.

Factores de riesgo

Ciertos grupos de personas tienen un mayor riesgo de desarrollar cálculos biliares de colesterol, según los siguientes factores:

Sexo: las mujeres tienen el doble de probabilidades de tener cálculos biliares que los hombres porque el estrógeno adicional puede aumentar los niveles de colesterol en la bilis, mientras que disminuyen las contracciones de la vesícula biliar. El embarazo, la terapia de reemplazo hormonal (TRH) o las píldoras anticonceptivas (especialmente en mujeres más jóvenes) aumentan el estrógeno y la posibilidad de formación de cálculos biliares.

Edad: el riesgo aumenta con la edad, especialmente después de los 40.

Antecedentes familiares: los cálculos biliares tienden a ser hereditarios.

Genética: del setenta al 80 por ciento de la población tiene cálculos biliares.

Otras afecciones asociadas con este tipo de cálculo biliar que aumentan la cantidad de colesterol en la bilis o afectan la absorción normal de nutrientes incluyen

obesidad, especialmente alrededor de la cintura
una dieta pobre que sea alta en calorías y carbohidratos refinados, y baja en fibra
pérdida de peso rápida
enfermedades intestinales
condiciones médicas como síndrome metabólico, diabetes y resistencia a la insulina

Los cálculos de tipo pigmento de bilirrubina están relacionados con cirrosis, infecciones de las vías biliares y anemias graves.

Cambios dietéticos

Los investigadores señalan que nuestra dieta occidental moderna, que tiene un alto contenido de carbohidratos refinados, colesterol y grasas saturadas, mientras que es baja en fibra, es un factor que contribuye a la formación de cálculos biliares. La sustitución de opciones más saludables puede hacer que nuestras dietas sean saludables tanto para la vesícula biliar como para el corazón.

Los investigadores están comenzando a observar los efectos protectores de ingredientes alimentarios y compuestos bioactivos específicos. Hasta ahora, el maní, la mantequilla de maní y el té verde se han relacionado con una disminución en la formación de cálculos biliares, pero se necesitan estudios adicionales.

Pérdida de peso

Si bien perder peso es otra forma de reducir la formación de cálculos biliares, hacerlo incorrectamente puede ser contraproducente. La pérdida de peso rápida mediante dietas intensas o yo-yo, cirugía bariátrica, ayuno y saltarse las comidas puede hacer que el hígado libere más colesterol mientras intenta descomponer la grasa. El colesterol adicional altera el equilibrio normal de colesterol y sales biliares, formando cristales que se agrupan en cálculos biliares. Las comidas irregulares también pueden aumentar el almacenamiento de bilis e interrumpir su circulación.

Para perder peso de manera segura, debemos comer con regularidad y apuntar a una pérdida de peso gradual a través de una buena nutrición, una dieta equilibrada y ejercicio.

Buscando ayuda médica

Si los cálculos biliares crecen lo suficiente o se desplazan, bloqueando un conducto biliar, el resultado es dolor. A veces, los cálculos biliares atraviesan el conducto por sí solos y terminan con el dolor de forma natural. Sin embargo, si los conductos biliares permanecen bloqueados durante más de unas pocas horas, los resultados pueden incluir inflamación, hinchazón o infección de la vesícula biliar y posiblemente daño severo en la vesícula biliar, los conductos biliares o el hígado.

Los cálculos biliares alojados en el conducto cerca del duodeno (la parte superior del intestino delgado) pueden bloquear el conducto pancreático y causar pancreatitis por cálculos biliares, una inflamación del páncreas. En casos raros, los bloqueos de los conductos biliares o pancreáticos no tratados pueden ser fatales.

Síntomas graves

Los ataques de vesícula biliar a menudo ocurren después de las comidas, especialmente los que contienen alimentos fritos, y por la tarde o por la noche cuando estamos acostados. Los síntomas, ya sea durante o después de un ataque, que requieren atención médica inmediata incluyen:

dolor abdominal que dura más de cinco horas
náuseas y vómitos
fiebre (incluso de bajo grado) o escalofríos
ictericia (coloración amarillenta de la piel o el blanco de los ojos)
cambio de color de la orina (color té) o de las heces (color claro)

Suplementos y remedios alternativos

Además de estudiar nuestra dieta general, los investigadores buscan cada vez más correlaciones entre nutrientes específicos y cálculos biliares. Si bien se necesita más investigación, los siguientes suplementos son prometedores para prevenir la formación de cálculos biliares o disminuir sus síntomas:

ácidos grasos omega-3 en suplementos de aceite de pescado
vitamina C
vitamina D
lecitina de soya
magnesio

Los remedios herbales incluyen

Cardo mariano ( Silybum marianum ) para el apoyo y la desintoxicación del hígado y la vesícula biliar
Colocynthis , Chelidonium , Lycopodium u otros tratamientos homeopáticos para el dolor de vesícula biliar

Nota: debido a que las complicaciones de los cálculos biliares pueden ser graves, siempre consulte a un médico cuando pruebe tratamientos naturales o alternativos.

Cafeína y cálculos biliares

Estudios anteriores sugirieron que la cafeína en el café ayudó a prevenir la enfermedad de cálculos biliares sintomáticos tanto en hombres como en mujeres, lo que resultó en menos remociones de la vesícula biliar. Estudios posteriores, que analizaron la formación de cálculos biliares en lugar de la cirugía de la vesícula biliar, tuvieron resultados mixtos. En un estudio de 2010, el consumo de cafeína «no tuvo un efecto medible sobre la prevalencia de cálculos biliares». Sin embargo, un estudio de 2014 que siguió a más de 70.000 hombres y mujeres indicó que el consumo de café sí redujo la aparición de cálculos biliares, pero solo en mujeres que eran premenopáusicas.

Para aquellos de nosotros que nos gusta nuestro café con cafeína, dos o tres tazas al día no harán daño y podrían ayudar a prevenir los cálculos biliares.


Compartir