Omega-3 DHA podría detener la aparición del lupus

Alimentos - vitaminas y minerales

El consumo del ácido graso omega-3 DHA (ácido docosahexaenoico) puede detener un desencadenante conocido del lupus y otros trastornos autoinmunes potencialmente.

«Lo que descubrimos fue que cuando el lupus fue provocado por la sílice cristalina, un mineral tóxico también conocido como cuarzo que está relacionado con la autoinmunidad humana, el DHA bloqueó la activación de la enfermedad», dijo Melissa Bates, una de las autoras principales del estudio y estudiante de doctorado en Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana de MSU y el Instituto de Toxicología Integrativa.

Los hallazgos se publican en la revista PLOS ONE .

El lupus es un trastorno autoinmune en el que el sistema inmunológico ataca y destruye por error tejidos, células y órganos sanos, provocando dolor e inflamación.

El lupus eritematoso sistémico (LES) es la forma más común de la enfermedad y representa alrededor del 70% de todos los casos. La piel es el órgano más afectado por el LES, aunque el cerebro, los riñones, los pulmones y otros órganos y tejidos también pueden resultar dañados.

Factores ambientales y lupus

Hay varios factores ambientales que se cree que desencadenan el lupus, uno de los cuales es la exposición a la sílice cristalina.

La sílice cristalina es un compuesto natural presente en numerosas sustancias, incluido el hormigón, el ladrillo y el mortero. Una vez inhaladas, las células del pulmón pueden intentar neutralizar la sílice, pero es tan tóxica que acaba matando a estas células. Cuando mueren, se envían señales al sistema inmunológico de que algo anda mal. Entonces, el cuerpo produce una fuerte respuesta inmune que se dirige por error a las células sanas.

Investigaciones anteriores también han asociado la exposición ocupacional a la sílice cristalina con un mayor riesgo de LES y otras enfermedades autoinmunes, con daño a los pulmones en particular.

El estudio preclínico analizó el efecto del DHA en las lesiones de lupus en los pulmones y riñones de ratones hembra que estaban genéticamente predispuestos a la enfermedad. Los ratones recibieron tres dosis diarias diferentes, equivalente a una dosis humana de 2, 6 y 12 g por día.

Los resultados fueron abrumadoramente positivos en cada dosis, deteniendo el 80%, el 98% y el 96% de las lesiones que normalmente serían provocadas por la sílice.

Jack Harkema, coautor del estudio y patólogo pulmonar, señaló: «Nunca antes había visto una respuesta protectora tan espectacular en el pulmón».

Una respuesta protectora ‘dramática’

El DHA se puede encontrar en peces grasos de agua fría y es producido por las algas que los peces comen y almacenan en sus cuerpos. El cuerpo humano no puede hacerlo, por lo que debe obtenerse de los alimentos y también de los suplementos de aceite de pescado y aceite de algas.

Las recomendaciones actuales de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sugieren una ingesta mínima de EPA + DHA de 250 mg por día, con una ingesta máxima de 5 g por día.

Aunque todavía se desconoce exactamente por qué el DHA es capaz de prevenir la aparición del lupus, los investigadores dijeron que este estudio proporciona a los científicos un modelo mejor para observar cuánto DHA se necesita para protegerse del desencadenante ambiental de la enfermedad.

Harkema sugiere que se necesita más investigación para comprender exactamente lo que está sucediendo. Por ejemplo, el DHA podría estar cambiando la forma en que estas células, también conocidas como macrófagos, reaccionan a la sílice en los pulmones y de alguna manera alteran la respuesta del sistema inmunológico.

Otra teoría es que el DHA ayuda a las células a enviar una señal antiinflamatoria al cuerpo para que no compense demasiado y desencadene una respuesta autoinmune. También es posible que de alguna manera el DHA permita que las células traguen y eliminen la sílice tóxica del pulmón sin morir, evitando que se envíen señales inflamatorias.

«Lo que sí sabemos es que este estudio es una clara indicación de que consumir DHA puede prevenir este tipo de desencadenamiento ambiental del lupus», agregó el coautor del estudio James Pestka, de la Universidad Estatal de Michigan. «Puede suprimir muchas de las vías de señalización de la enfermedad, que los medicamentos actuales en el mercado ahora intentan atacar y tratar».


Compartir