Mantener su próstata saludable a medida que envejece

prostata, testiculos, cancer

El tema del cáncer de próstata está en la mente de muchas personas. Si bien muchos de nosotros sabemos que la investigación del cáncer de próstata es una causa que vale la pena apoyar, pocos hombres saben que las estrategias actuales de detección y tratamiento pueden ser útiles para algunos y perjudiciales para otros.

Los pacientes masculinos a menudo dan un suspiro de alivio cuando se les dice que no es necesario un examen de próstata durante un chequeo anual. Y mientras que los hombres mayores tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata, en algunos casos, las ventajas de las pruebas de detección (o incluso del tratamiento) del cáncer de próstata no suelen superar las desventajas, especialmente cuando se trata de hombres mayores.

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres, pero solo una pequeña fracción de estos cánceres será agresivo y clínicamente significativo. La gran mayoría de los cánceres de próstata nunca afectarán el bienestar clínico o la esperanza de vida. Esta es la razón por la que es crucial que los hombres de todas las edades comprendan su riesgo individual y sus opciones.

¿Cuáles son los hechos sobre los hombres mayores y el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata afecta a uno de cada seis hombres en algún momento de su vida y los hombres mayores tienen un mayor riesgo . Mientras que los hombres menores de 39 años tienen un 0,005 por ciento de probabilidades de contraer cáncer de próstata, a los 60 años, las posibilidades aumentan al 13,7 por ciento. Sin embargo, no todos los casos de cáncer de próstata requieren tratamiento. Los médicos confían en una herramienta llamada puntuación de Gleason para evaluar la probabilidad de diseminación de un tumor. Es poco probable que un tumor con una puntuación de Gleason baja se disemine, y los hombres con una puntuación de Gleason baja se enfrentan a un riesgo mínimo de desarrollar cáncer de próstata dentro de los 15 años posteriores al diagnóstico. Y aunque los hombres de todas las edades tienen un 16.7 por ciento de probabilidades de ser diagnosticados con cáncer de próstata en algún momento, solo alrededor del 3 por ciento muere realmente a causa de la enfermedad. La gran mayoría de los diagnosticados mueren por alguna otra causa.

Las investigaciones muestran que la edad es un factor clave para decidir el tratamiento de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata. Los expertos dicen que tratar la afección en hombres mayores de 70 años en realidad podría causar más daño que bien. Los estudios observacionales de hombres mayores con enfermedad en estadio temprano sugieren que el manejo conservador de la enfermedad en lugar del tratamiento agresivo puede ser una mejor opción.

¿Deben hacerse exámenes de detección a los hombres mayores?

En general, los expertos dicen que no, pero hay excepciones. Algunas pruebas de detección actuales pueden resultar en un sobrediagnóstico con una «enfermedad» que nunca habría causado ningún daño, lo que lleva a tratamientos potencialmente dañinos, más ansiedad y mayores costos de atención médica.

Se ha estimado que si examináramos a todos los hombres entre las edades de 55 y 69 para el cáncer de próstata, solo salvaríamos una vida por cada 1,000 hombres examinados. Esto significa que muchos hombres se someterán a pruebas, biopsias y tratamientos innecesarios con toda la ansiedad que conlleva y los posibles efectos secundarios. Por estas razones, generalmente no se recomenda la detección del cáncer de próstata en hombres con riesgo promedio que no presentan síntomas relacionados con la próstata.

¿Vale la pena correr el riesgo de las pruebas del antígeno prostático específico?

Para los hombres diagnosticados con cáncer de próstata que han decidido no realizar una intervención terapéutica (que los médicos a veces llaman un enfoque de «observar y esperar»), la prueba del antígeno prostático específico puede ser una forma útil de controlar el progreso de la enfermedad.

Los médicos pueden solicitar pruebas del antígeno prostático específico periódicas para hombres que ya han sido tratados por cáncer de próstata (ya sea con cirugía, radiación u hormonoterapia) para vigilar la recurrencia. Un gran aumento en el nivel de PSA de un paciente, particularmente un rápido aumento en el número durante un período corto de tiempo, puede ser motivo de preocupación y provocar pruebas adicionales y una posible intervención.

¿Qué debería hacer?

Independientemente de su edad, siempre hable con su médico sobre sus propios factores de riesgo, incluidos los antecedentes personales y familiares de cáncer de próstata u otros cánceres. Él o ella puede ofrecer orientación sobre los beneficios y los posibles inconvenientes de la detección.

Pero las pruebas no son la única forma de actuar en la prevención del cáncer de próstata. Estos son algunos consejos útiles sobre el estilo de vida para reducir su riesgo:

Reduzca o elimine las carnes rojas y los lácteos de su dieta.

Llene su plato con verduras, especialmente tomates cocidos: el licopeno puede ser particularmente útil para protegerse contra el cáncer de próstata.

Realice algún tipo de ejercicio aeróbico al menos tres veces por semana.

Incorporar prácticas de reducción del estrés como el yoga o la meditación en la vida diaria.

Considere tomar suplementos de vitamina D3 y aceite de pescado.


Compartir