Saltar al contenido

Los suplementos de coenzima Q10 podrían mejorar la salud de los pacientes críticamente enfermos

    Suplementos, vitaminas

    Los niveles bajos de coenzima Q10 podrían empeorar significativamente la condición de los pacientes críticamente enfermos, según investigadores de Harvard.

    Las personas que padecen diversas enfermedades críticas, como infecciones graves, ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares, y cáncer, generalmente experimentan fallas en múltiples órganos. A pesar de una intensa investigación durante muchos años, los mecanismos precisos que subyacen a la falla orgánica múltiple han desconcertado a los investigadores.

    Ahora, en un pequeño estudio, los investigadores de Harvard han demostrado que los niveles bajos de coenzima Q10 (CoQ10) en pacientes con infecciones graves se asociaron con una producción de energía celular deficiente y una disminución de ATP en todo el cuerpo.

    La investigación de los niveles de CoQ10 en estos pacientes, publicada en el Journal of Critical Care, se basó en la hipótesis de que una amplia gama de pacientes críticamente enfermos probablemente tienen deficiencia de CoQ10 y eso podría empeorar significativamente su condición y provocar insuficiencia orgánica y muerte.

    Para probar esta hipótesis, determinaron los niveles de CoQ10 en sangre en 36 pacientes críticamente enfermos en la unidad de cuidados intensivos del Hospital General de Massachusetts en comparación con 18 controles sanos.

    Los resultados mostraron claramente que los pacientes críticamente enfermos sufrieron una caída de aproximadamente un 40% en los niveles de CoQ10. La gravedad de la caída tendió a correlacionarse con la edad, ya que los pacientes mayores sufrieron mayores reducciones que los pacientes más jóvenes.

    No hubo asociación entre los niveles de CoQ10 y la gravedad de la enfermedad, pero los pacientes críticamente enfermos con niveles más altos de CoQ10 tuvieron puntuaciones más altas en una escala utilizada para evaluar la independencia al realizar seis actividades necesarias para la vida diaria (bañarse, vestirse, ir al baño, moverse…).

    Liberación de energía

    La coenzima Q1,0, también conocida como ubiquinona, es un componente esencial de las mitocondrias, la unidad productora de energía de las células de nuestro cuerpo. Su función en la producción de energía dentro de nuestras células es similar a la función de una bujía en el motor de un automóvil. Así como el motor no puede funcionar sin esa chispa inicial, nuestras células simplemente no pueden funcionar sin CoQ10.

    Aunque la CoQ10 se puede sintetizar dentro del cuerpo, existen deficiencias como resultado de una síntesis alterada de CoQ10 o un aumento de las necesidades de los tejidos. Las enfermedades que requieren un aumento de los niveles tisulares de CoQ10 son principalmente las que afectan el corazón, el hígado, el cerebro y los músculos.

    Además, los ancianos en general pueden tener mayores requisitos de CoQ10, ya que se sabe que los niveles de CoQ10 disminuyen con la edad. También se sabe que ciertos medicamentos, como los medicamentos para reducir el colesterol, especialmente las estatinas, reducen los niveles de CoQ10.

    Los autores del estudio creen que la suplementación con CoQ10 puede ser valiosa para mejorar la salud de los pacientes críticamente enfermos. Concluyen que «nuestros datos proporcionan una justificación para más estudios clínicos de observación y de intervención para definir la insuficiencia de CoQ10 y evaluar la seguridad y eficacia de la suplementación con CoQ10 en pacientes críticamente enfermos».

    Compartir

    error: El contenido está protegido !!