Las células grasas ayudan a proteger contra el cáncer de mama

Cancer de mama, Pechos fibroquísticos

Una nueva investigación sugiere que las células grasas podrían ayudar a determinar la forma más eficaz de combatir el cáncer de mama; incluido el uso de ejercicio para combatir la enfermedad.

Durante mucho tiempo, se pensó que el tejido adiposo (grasa corporal) era simplemente una forma de energía almacenada. Sin embargo, ahora se entiende que las células grasas son células activas que producen más de 400 adipocinas (hormonas) que eventualmente terminan en la sangre y recorren el cuerpo.

El profesor Michael Connor y su equipo de la Universidad de York, Toronto, se propusieron determinar si las hormonas que se encuentran en la grasa corporal pueden explicar la asociación observada entre la obesidad y el cáncer de mama.

“Nuestra investigación ha encontrado que las características de las hormonas producidas por las células grasas en las personas obesas pueden promover el crecimiento del cáncer de mama, mientras que en las personas delgadas previene el crecimiento”, dijo Connor. «Las características de esas hormonas difieren dependiendo de si la persona es delgada u obesa y eso determina si el cáncer crece o no».

Ejercicio como terapia

Usando un modelo de roedor, Connor y su equipo analizaron si las células grasas juegan un papel en el vínculo entre la obesidad y el cáncer de mama, y ​​si las intervenciones dirigidas a la obesidad contrarrestan cualquiera de los efectos potencialmente mortales del cáncer de mama.

La investigación publicada en el Journal of Applied Physiology analizó tanto los efectos de una dieta alta en grasas, que aumentaba el riesgo de desarrollar cáncer de mama, como el ejercicio. Los resultados sugieren que el ejercicio, que no tiene ninguno de los efectos secundarios dañinos de muchos medicamentos contra el cáncer, podría ser una terapia potencialmente beneficiosa en algunas pacientes con cáncer de mama.

“Nuestro estudio muestra que el ejercicio voluntario y riguroso puede contrarrestar, e incluso prevenir por completo, los efectos sobre el crecimiento del cáncer que son causados ​​por la obesidad. También mostramos que incluso el ejercicio moderado puede provocar una desaceleración del crecimiento del cáncer de mama y que cuanto más ejercicio haga, mayor será el beneficio «. dijo Connor.

Durante casi medio siglo, los investigadores han estudiado los vínculos entre la obesidad y el cáncer de mama. Este estudio reciente ha revelado específicamente que la adiponectina y la leptina son posibles razones de una peor respuesta a la terapia y un mayor riesgo de muerte en personas obesas que en otras.

Aunque debe replicarse en humanos, el estudio abre la puerta a nuevas posibilidades para combatir el cáncer de mama. Connor sugiere que los pacientes con cáncer de mama que hacen ejercicio pueden requerir menos del tratamiento tóxico que se usa ahora para combatir la enfermedad. También cree que los resultados sugieren que el ejercicio podría ser una forma de prevenir el cáncer de mama en aquellas que están en riesgo de desarrollarlo.


Compartir