La toxicidad de las vitaminas

Suplementos minerales y vitaminicos

El uso excesivo de suplementos puede provocar efectos tóxicos en el cuerpo.

Las vitaminas son nutrientes esenciales que mantienen el cuerpo sano, pero es posible que consuman demasiadas cosas buenas. Tomar una cantidad excesiva de cualquier vitamina puede causar serios problemas de salud, una condición generalmente conocida como hipervitaminosis o toxicidad por vitaminas.
Ciertas opciones de dieta también pueden correr el riesgo de consumir vitaminas en exceso con regularidad. El uso indebido de suplementos vitamínicos puede ser muy peligroso. Algunos medicamentos también pueden aumentar el riesgo de toxicidad por vitaminas, ya sea al aumentar la absorción de una vitamina por parte del cuerpo o al contener compuestos a base de vitaminas.

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son un grupo de nutrientes esenciales vitales para mantener su cuerpo sano. Las cantidades adecuadas son importantes para mantener un cerebro, huesos, piel y sangre saludables. Varias vitaminas también ayudan a metabolizar los alimentos. Muchas vitaminas no son producidas por el cuerpo y deben obtenerse a través de alimentos o suplementos vitamínicos, que incluyen:

Vitamina A
Vitamina B1 (tiamina)
Vitamina B2 (riboflavina)
Vitamina B3 (niacina)
Vitamina B5 (ácido pantoténico)
Vitamina B6
Vitamina B7 (biotina)
Vitamina B9 (folato, ácido fólico)
Vitamina B12 (cobalamina)
Vitamina C (ácido ascórbico)
Vitamina D (calciferol)
Vitamina E (alfa-tocoferol)
Vitamina K (filoquinona, menadiona)

Vitaminas solubles en grasa versus solubles en agua

La principal distinción que determina el peligro de una sobredosis es si una vitamina es soluble en agua o en grasa. Las vitaminas solubles en agua son utilizadas por el cuerpo a medida que se digieren y, por lo general, no se absorben en ningún tejido del cuerpo durante un período prolongado. Todas las vitaminas esenciales son solubles en agua, excepto las vitaminas A, D, E y K. Estas cuatro son solubles en grasa, lo que significa que el cuerpo puede mantenerlas almacenadas dentro de los depósitos de grasa para un uso prolongado.

Debido a la forma en que el cuerpo absorbe y utiliza las vitaminas, algunas vitaminas presentan un riesgo menor de una dosis tóxica única. Solo causan problemas de salud cuando se toman en dosis altas de manera continua durante muchos días o en dosis muy extremas, generalmente por el mal uso de suplementos. Las vitaminas liposolubles son absorbidas por el cuerpo rápidamente y pueden presentar riesgos inmediatos para la salud cuando se toman en dosis moderadas a extremas.

Las multivitaminas o suplementos vitamínicos normalmente no deben tomarse en exceso de la dosis diaria recomendada. Si bien algunas enfermedades y afecciones pueden aliviarse con el uso elevado de vitaminas, siempre se debe consultar a un profesional de la salud antes de seguir regímenes de altas dosis de vitaminas.

Por estas razones, se debe tener cuidado de usar solo la cantidad recomendada de suplementos. Consideremos cada una de las vitaminas y el riesgo potencial de toxicidad por vitamina para cada una.

Considere las vitaminas más comunes y cómo puede ocurrir la toxicidad si se toma una cantidad excesiva de cada una, incluidos los posibles síntomas, diagnóstico y tratamientos.

Vitamina A

El cuerpo utiliza la vitamina A para promover la visión, la respuesta del sistema inmunológico y el funcionamiento normal de los órganos cuando se consume en cantidades moderadas. Es una vitamina liposoluble que se encuentra en altas concentraciones en el hígado, los riñones y el aceite de pescado de los animales, y en concentraciones moderadas en los lácteos y los huevos. Las verduras como las batatas y las zanahorias también son fuentes moderadas de vitamina A.

Los alimentos de origen animal contienen vitamina A preformada que el cuerpo puede utilizar fácilmente a través de la digestión, mientras que los alimentos de origen vegetal a menudo contienen carotenoides llamados genéricamente provitamina A, que se pueden convertir en vitamina A en el hígado.

La cantidad de vitamina A en un alimento o suplemento está indicada por los equivalentes de actividad del retinol (RAE), una medida de la facilidad con la que los diversos compuestos de provitamina A, como el betacaroteno, se convierten en vitamina A utilizada por el cuerpo. También puede aparecer en unidades internacionales (UI), pero las regulaciones de la FDA requieren que las etiquetas de los productos indiquen las cantidades en microgramos (mcg) RAE para 2021.

La vitamina A recomendada de origen animal y los suplementos a base de retinoides por día varía para diferentes personas:

Hombres mayores de 18 años: 900 mcg RAE (3000 UI)
Mujeres mayores de 18 años: 700 mcg de RAE (2333 UI)
Mujeres embarazadas mayores de 18 años: contraindicado durante el embarazo
Mujeres lactantes: 1300 mcg RAE

Los adultos deben evitar tomar más de 3,000 mcg de RAE (10,000 UI). Mantener la ingesta diaria de vitamina

A cerca de las cantidades recomendadas es la opción más segura, ya que tomar más de forma crónica puede ser perjudicial. Las personas embarazadas deben evitar ingerir suplementos de vitamina A durante el embarazo o mientras intentan concebir, ya que pueden tener efectos teratogénicos, lo que conduce a alteraciones del desarrollo del embrión / feto.

Síntomas

La toxicidad de la vitamina A comúnmente afecta la piel, causando enrojecimiento, irritación y descamación irregular. El uso crónico y excesivo de suplementos puede provocar síntomas más graves, que incluyen:

Cambios de presión en el cráneo ( hipertensión intracraneal )
Cambios de visión
Náusea
Mareo
Migrañas
Dolor de huesos
Coma
Muerte

Estos síntomas graves corresponden a efectos duraderos sobre la salud ósea y posible daño hepático.

Un síntoma único del consumo excesivo de betacaroteno, llamado carotenodermia, causa una coloración amarilla o naranja de la piel, pero esta condición no es peligrosa.

Causas

El consumo excesivo de alimentos de origen animal, como el hígado o el aceite de pescado, además de suplementos ricos en vitamina A preformada, aumenta el riesgo de toxicidad por vitamina A. Muchas multivitaminas contienen vitamina A como una mezcla de vitamina A preformada y provitamina A, por lo que es importante identificar qué tipos están presentes en estos suplementos.

El betacaroteno de origen vegetal, una provitamina A que se encuentra en las zanahorias, se metaboliza de manera diferente a la vitamina A preformada. No se considera que sea responsable de ninguno de los síntomas graves de la toxicidad de la vitamina A.

Algunos medicamentos afectarán la forma en que el cuerpo absorbe la vitamina A. El orlistat, un medicamento común para perder peso, disminuye la absorción de vitaminas liposolubles (incluida la vitamina A). Los pacientes que toman orlistat deben tomar formas liposomales individuales de vitaminas liposolubles (A, D, E, K) para reponer lo que el medicamento elimina del cuerpo.

Los medicamentos llamados retinoides consisten en compuestos relacionados con la vitamina A y se usan para tratar dolencias que afectan la piel, la sangre y el revestimiento de los órganos. Estos pueden aumentar el riesgo de toxicidad cuando se toman junto con suplementos de vitamina A.

Tratamiento

Si se diagnostica toxicidad crónica por vitamina A con base en un análisis de sangre, el curso de acción más importante es reducir la ingesta de vitamina A. En casos de una gran dosis tóxica, se puede administrar carbón activado. Si no se dispone de carbón activado y no se puede llegar a un hospital en una hora, se debe utilizar ipecacuana para inducir el vómito.

Vitaminas B

La mayoría de las vitaminas B son importantes para el metabolismo con funciones relacionadas con la salud de la piel, el cabello, el cerebro y los músculos. Afortunadamente, con la excepción de las vitaminas B3 y B6, la toxicidad significativa de las vitaminas no está asociada con su uso excesivo.

Vitamina B1 (tiamina)

La vitamina B1, también conocida como tiamina, se encuentra en la carne de res, cerdo, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas de girasol. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 1,2 mg para hombres y 1,1 mg para mujeres.

No se sabe que la vitamina B1 sea tóxica en dosis altas.

Vitamina B2 (riboflavina)

La vitamina B2, también conocida como riboflavina, se encuentra en los lácteos, los huevos, la carne, el salmón, los cereales integrales y las verduras de hoja. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 1,3 mg para hombres y 1,1 mg para mujeres.

No se ha demostrado que la vitamina B2 sea tóxica en dosis altas.

Vitamina B3 (niacina)

La vitamina B3, también conocida como niacina , se encuentra en la carne, el pescado, los cereales integrales y las verduras de hoja. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 16 mg para hombres y 14 mg para mujeres.

La vitamina B3 se usa terapéuticamente para controlar el colesterol. Sin embargo, las personas que lo toman pueden correr riesgo de toxicidad cuando toman dosis de 50 miligramos (mg) por día o más durante un período prolongado. Asegúrese de controlar sus niveles de colesterol después de 30 a 60 días de un protocolo de niacina (B3).

Las mujeres embarazadas deben evitar tomar demasiada vitamina B3, ya que puede causar defectos de nacimiento.

No se sabe que las dosis altas de vitamina B3 de una sola vez sean tóxicas. Sin embargo, B3 está contraindicado en pacientes con gota ya que puede aumentar los niveles de ácido úrico. Y cuando se usa en combinación con estatinas, existe un mayor riesgo de miopatía y rabdomiólisis. La B3 también puede causar un empeoramiento de la úlcera péptica.

Los primeros síntomas de la toxicidad de la vitamina B3 a veces se denominan “rubor por niacina” debido a las propiedades vasodilatadoras que provocan enrojecimiento de la piel, picazón y ardor. Si bien es inofensivo, es un indicador importante de la toxicidad de la vitamina B3. El uso excesivo prolongado de vitamina B3 puede causar daño hepático, particularmente en personas con enfermedad hepática preexistente.

Vitamina B5 (ácido pantoténico)

La vitamina B5, también conocida como ácido pantoténico , se encuentra en el pollo, la yema de huevo, los productos lácteos, los cereales integrales, las legumbres, los champiñones, la col rizada, el repollo y el brócoli. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 5 mg.

No se ha demostrado que la vitamina B5 sea tóxica en dosis altas, pero en dosis extremas puede causar diarrea.

Vitamina B6

La vitamina B6 es un grupo de compuestos relacionados con la piridoxina que se encuentran en las aves, el cerdo, el pescado, los cereales integrales, las legumbres y los arándanos. La cantidad diaria recomendada es de 1,3 a 2 mg para adultos.

No se recomiendan dosis suplementarias superiores a 100 mg por día para adultos fuera de las aplicaciones terapéuticas. Las dosis extremas de 1,000 a 6,000 mg tomadas durante un período prolongado de tiempo pueden afectar negativamente al cerebro, creando síntomas neurológicos como entumecimiento y hormigueo en las extremidades. Puede causar pérdida de coordinación, lesiones cutáneas y trastornos digestivos. Los síntomas generalmente desaparecen cuando se suspenden los suplementos vitamínicos.

Vitamina B7 (biotina)

La vitamina B7, también conocida como biotina , se encuentra en el hígado, la carne de cerdo, los huevos, los lácteos, el plátano, la batata y las nueces. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 30 mcg.

No se ha demostrado que la vitamina B7 sea tóxica en dosis altas.

Vitamina B9 (folato, ácido fólico)

La vitamina B9, comúnmente conocida como folato o ácido fólico , es importante para la producción de nuevas células, así como para el desarrollo temprano del cerebro y la columna del feto durante el embarazo. Se encuentra en cítricos y verduras de hojas verdes.

La cantidad diaria recomendada para adultos es de 400 mcg. Las mujeres embarazadas deben recibir 600 mcg y las que están amamantando deben recibir 500 mcg al día.

El ácido fólico generalmente no es tóxico en dosis altas, pero puede ocultar los síntomas de la anemia perniciosa.

Vitamina B12 (cobalamina)

La vitamina B12 , también conocida como cobalamina, se encuentra en los lácteos, los huevos, el pescado, las aves y la carne. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 2,4 mcg.

No se ha demostrado que la vitamina B12 sea tóxica en dosis altas.

Vitamina C

La vitamina C , también conocida como ácido ascórbico, es utilizada por el cuerpo como antioxidante para prevenir daño a las células y también para el crecimiento y reparación de tejidos en el cuerpo. Se encuentra en cítricos, patatas, pimientos y verduras. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 90 mg para hombres y 75 mg para mujeres.

La vitamina C normalmente no se considera tóxica, pero grandes dosis de 2000 mg por día pueden afectar la digestión y causar diarrea, calambres y náuseas.

Vitamina D

La vitamina D, también conocida como calciferol, ayuda a la absorción de calcio y a la formación de huesos. La previtamina D se puede producir en la piel, pero dado que más personas pasan la mayor parte de su tiempo en interiores o en latitudes con poca luz solar estacional, la piel iluminada por el sol por sí sola puede no proporcionar toda la vitamina D necesaria . Por lo tanto, la vitamina D se encuentra en muchos alimentos, como la leche fortificada, los jugos fortificados, los cereales y el pescado, y está disponible como suplemento.

La cantidad diaria recomendada para adultos de 31 a 70 años es de 15 mcg (600 UI) y 20 mcg (800 UI) para adultos de 71 años o más.

La ingesta diaria de 100 mcg (10.000 UI) o más como suplementos de vitamina D puede tener riesgo de toxicidad por vitamina D, lo que provoca niveles anormalmente altos de calcio en la sangre. Los síntomas pueden incluir cálculos renales, náuseas, vómitos recurrentes, estreñimiento, sed excesiva, micción excesiva, confusión y pérdida de peso. También se ha relacionado con el riesgo de cáncer, problemas cardíacos y un mayor riesgo de fracturas óseas.

El diagnóstico se puede realizar mediante análisis de sangre y orina para determinar el calcio, la vitamina D y el fósforo. Para el tratamiento, se recomienda suspender la ingesta de vitamina D, pero en casos graves pueden ser necesarios otros tratamientos.

Vitamina E

La vitamina E, también conocida como alfa-tocoferol, es un grupo de ocho compuestos relacionados que se utilizan como antioxidantes para proteger las células del cuerpo del daño. Se encuentra en el pescado, el aceite vegetal, las nueces, las semillas, el trigo y las verduras.

La cantidad diaria recomendada para adultos es de 15 mg.

El uso diario de 300 mg o más de suplementos puede aumentar los riesgos de cáncer de próstata en los hombres, accidente cerebrovascular y hemorragias.

Vitamina K

La vitamina K, también conocida como filoquinona y menadiona, es una vitamina liposoluble importante para la coagulación de la sangre. Se encuentra en la leche, el aceite de soja y las verduras de hoja. Los suplementos generalmente no son necesarios, excepto en situaciones en las que la absorción disminuye.

La cantidad diaria recomendada para adultos es de 120 mcg para hombres y 90 mcg para mujeres.

Evite los suplementos de vitamina K si está tomando, o sin tomar, anticoagulantes orales como warfarina, ya que son antagonistas.

Compartir