La presión arterial alta puede acelerar el deterioro cognitivo a cualquier edad

presión arterial

Un nuevo estudio publicado en Hypertension , una revista de la Asociación Estadounidense del Corazón, ha descubierto que la presión arterial alta a cualquier edad y durante cualquier duración puede contribuir al deterioro cognitivo. El estudio amplía nuestro conocimiento sobre cómo varios factores contribuyen a la función cognitiva y pueden ayudar a orientar futuras intervenciones para prevenir el deterioro cognitivo en aquellos considerados en riesgo.

La alta presión alimentaria relacionada con el deterioro cognitivo

La presión arterial alta o hipertensión es extremadamente frecuente y afecta aproximadamente al 50% de todos los adultos. Estudios previos han demostrado que la presión arterial alta es un factor de riesgo para el deterioro cognitivo, lo que hace que una persona tenga más probabilidades de experimentar dificultades con la atención, la concentración, la memoria y la fluidez verbal, entre otras funciones cognitivas. La presión arterial que mide 120 mmHg – 129 mmHg sistólica o más se clasifica como alta, y las lecturas superiores a 130 mmHg sistólica o superiores a 80 mmHg diastólica se consideran hipertensión.

Los investigadores predijeron que el impacto de la hipertensión en la función cognitiva sería más significativo cuanto más joven una persona comenzara a sufrir de hipertensión. Sin embargo, los resultados del nuevo estudio han revelado que el nivel de deterioro cognitivo acelerado asociado con la hipertensión es similar independientemente de si la hipertensión comenzó en la mediana edad o mucho más tarde.

Evaluación de la relación entre la duración de la hipertensión y la función cognitiva

Los investigadores de la Universidade Federal de Minas Gerais analizaron los datos recopilados por un estudio existente que recopiló información sobre la salud cognitiva y la buena presión de más de 7.000 adultos en Brasil. La edad promedio de los pacientes al comienzo del estudio era de 59 años. Se recopilaron datos sobre los participantes durante un promedio de cuatro años. Las medidas de salud cognitiva incluyeron pruebas de función ejecutiva (que incluyen atención y concentración), memoria y fluidez verbal.

Los resultados del análisis revelaron que se encontró un deterioro cognitivo acelerado en aquellos con una presión arterial sistólica de 121 a 139 mmHg o una presión arterial diastólica de 81 a 89 mmHg. Los resultados también mostraron que la tasa de deterioro cognitivo no se vio afectada por la duración de la hipertensión. Estos resultados significan que experimentar hipertensión, incluso por poco tiempo, puede influir en la velocidad del deterioro cognitivo de una persona. Los resultados del estudio destacan la importancia de prevenir la presión arterial alta para reducir las tasas de deterioro cognitivo.

Además, el equipo descubrió que aquellos con hipertensión no controlada tenían más probabilidades de experimentar niveles elevados de disminución de la memoria y la función cognitiva global en comparación con aquellos con hipertensión controlada.

La importancia de prevenir la hipertensión

Barreto resume la importancia de los hallazgos del estudio: “Además de otros beneficios comprobados del control de la presión arterial, nuestros resultados resaltan la importancia de diagnosticar y controlar la hipertensión en pacientes de cualquier edad para prevenir o ralentizar el deterioro cognitivo”. Los hallazgos del equipo también enfatizan la importancia de ayudar a las personas a mantener la presión arterial más baja para protegerlas del deterioro cognitivo acelerado.

Si bien el estudio tiene limitaciones debido a que incluye un período de seguimiento relativamente corto y solo estudia a los de Brasil, los investigadores creen que sus resultados son aplicables en todas las regiones, particularmente porque estudios previos corroboran lo encontrado. Es probable que se realicen más investigaciones para explorar la naturaleza de la relación entre la hipertensión y el deterioro cognitivo, que informará sobre nuevas estrategias e intervenciones para ayudar a las personas a mantener una presión arterial más baja durante su vida.

Compartir