La infección por toxoplasmosis puede estar relacionada con el trastorno de ira

toxoplasmosis

Un nuevo estudio ha demostrado que las personas que tienen una afección psiquiátrica llamada trastorno explosivo intermitente (IED, por sus siglas en inglés) tienen el doble de probabilidades de haber estado expuestas al toxoplasma gondii, el parásito que se encuentra en las heces de los gatos y en la carne poco cocida.

Las personas con IED tienen arrebatos violentos de ira extrema en respuesta a irritaciones aparentemente triviales.

Como se informó en el Journal of Clinical Psychiatry , Emil Coccaro (Universidad de Chicago) y sus colegas reclutaron a 358 adultos y evaluaron si sus niveles de agresión estaban asociados con la infección por toxoplasmosis.

Los participantes se clasificaron en tres grupos: alrededor de un tercio no tenía problemas psiquiátricos, un tercio tenía IED y el resto tenía un problema psiquiátrico distinto del IED, como depresión. Luego, los investigadores examinaron muestras de sangre tomadas de los participantes para verificar si habían estado expuestos al parásito.

Los hallazgos mostraron que aquellos que habían estado expuestos obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en las pruebas de agresión que aquellos que dieron negativo en la exposición al parásito. Además, los pacientes con trastorno explosivo intermitente tenían más del doble de probabilidades de haber sido infectados con el parásito que aquellos sin trastorno psiquiátrico.

Casi el 22% de las personas que tenían trastorno explosivo intermitente dieron positivo por exposición al parásito, en comparación con el 9% de las que no tenían un trastorno psiquiátrico y el 16,7% de las que tenían otra afección psiquiátrica.

La toxoplasmosis es una infección parasitaria extremadamente común. Se transmite a través del contacto con heces de gatos infectadas, agua contaminada y carne poco cocida.

Por lo general, está latente e inofensivo entre las personas sanas, pero se sabe que reside en el tejido cerebral y anteriormente se ha relacionado con afecciones como la esquizofrenia y la depresión.

«Todavía no entendemos los mecanismos involucrados», dice Lee. «Podría ser un aumento de la respuesta inflamatoria, una modulación cerebral directa por parte del parásito o incluso una causa inversa en la que los individuos agresivos tienden a tener más gatos o comer más carne poco cocida».

Los investigadores ahora están llevando a cabo más estudios para examinar el vínculo entre la toxoplasmosis, la agresión y el trastorno explosivo intermitente e informar nuevas estrategias sobre el diagnóstico o el tratamiento del trastorno explosivo intermitente.

«Si podemos aprender más, podría resultar racional tratar el trastorno explosivo intermitente en pacientes con toxoplasmosis positivos si se trata primero la infección latente», concluye Coccaro.


Compartir