La dieta occidental aumenta el riesgo de Alzheimer

carne, oms, cancer

Un análisis internacional ha demostrado que las dietas ricas en proteínas y grasas animales están asociadas con una mayor incidencia de la enfermedad de Alzheimer.

En un artículo publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease , los investigadores analizaron datos dietéticos de poblaciones de 65 años o más en Japón y en ocho países en desarrollo, incluidos India, China y Brasil. A medida que aumentaba el consumo de grasas y calorías animales, también aumentaban las tasas de obesidad y la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer (EA).

Estos aumentos han reflejado cambios dramáticos en las dietas nacionales, desde una dieta tradicionalmente baja en carne a una alta en proteínas y grasas animales.

Cambios dietéticos dramáticos

El estudio consta de dos partes. El primero analiza la población japonesa. La prevalencia de EA entre las personas de 65 años o más en Japón aumentó del 1% en 1985 al 7% en 2008. La prevalencia de otro tipo importante de demencia, la demencia vascular, fue casi constante en un 4-5% durante el mismo período.

Estudios previos identificaron una serie de factores de riesgo para el consumo de alcohol en la EA, el colesterol elevado, la diabetes mellitus, la grasa en la dieta, la obesidad y el tabaquismo se asocian con un mayor riesgo, mientras que la aptitud física se asocia con un riesgo reducido. Si estos factores de riesgo están presentes en la mediana edad, son particularmente influyentes en el riesgo futuro de demencia.

Múltiples factores de riesgo

Los datos sobre las dietas japonesas se obtuvieron de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Mostró que todos estos factores de riesgo han ido creciendo en la sociedad japonesa con los cambios más grandes entre 1961 y 1985. Estos incluyeron:

Un aumento en el consumo de alcohol: de 29,6 kg / persona / año a 57,4 kg / persona / año

Aumento de la grasa animal: de 5 kg / persona / año a 35 kg / persona / año

Un aumento en el consumo de carne: de 7,6 kg / persona / año a 33,7 kg / persona / año

Aumento de las calorías diarias totales de productos animales: de 249 kcal / persona / día a 580 kcal / persona / día

Una caída en las calorías diarias totales del arroz: de 113 kg / persona / año a 69 kg / persona / año

Al comparar el aumento de estos factores de riesgo con el aumento de la enfermedad de Alzheimer, los investigadores pudieron demostrar que si estos factores de riesgo están presentes en la mediana edad, son particularmente influyentes en el riesgo futuro de demencia.

Cómo comes en la mediana edad es crucial

La correlación más fuerte fue para el consumo de carne y grasas animales y, dicen los investigadores, los efectos dañinos pueden tardar entre 15 y 25 años en manifestarse.

Los mecanismos que relacionan los productos animales y la carne con el riesgo de EA incluyen el hierro de la carne, que aumenta el estrés oxidativo, y el ácido araquidónico de la carne, que puede aumentar la inflamación en el cerebro, y el colesterol de todos los productos animales.

Por lo tanto, este estudio sugiere que la transición nutricional en Japón, es decir, el cambio de la dieta tradicional japonesa con el 15% de la energía derivada de productos animales y el 42% del arroz hacia la dieta de patrón occidental, que es alta en grasas animales, alta en alimentos de origen animal, ricos en azúcar refinada y cereales refinados, y bajos en fibra se asocia con el rápido aumento de la prevalencia de la EA en Japón.

A menos que el patrón dietético en Japón regrese a la dieta tradicional japonesa, las tasas de Alzheimer en Japón no disminuirán.

Una imagen global

Un segundo estudio presentado en este documento analizó la prevalencia de EA durante los últimos 15 años aproximadamente para las personas mayores de 65 años en ocho países en desarrollo: Brasil, China, Cuba, Egipto, India, Nigeria, República de Corea y Sri Lanka.

La prevalencia de la enfermedad de Alzheimer en estos países osciló entre el 1,3% en la India y el 8,0% en la República de Corea. En estos países, el mayor factor de riesgo fue el consumo total diario de energía (calorías). La energía total está asociada con el sobrepeso y la obesidad, que son factores de riesgo para la Alzheimer.

Una vez más, si bien el sobrepeso puede ser un ‘efecto secundario’ inmediato de una dieta alta en calorías, el efecto sobre la función cerebral fue algo que tardó unos 20 años en revelarse.

El mensaje importante de este estudio, dicen los investigadores, es que las tasas de EA a nivel mundial están fuertemente vinculadas a la dieta, especialmente en la mediana edad, y que a menos que se reduzca el consumo per cápita de productos animales y la energía total, las tasas de Alzheimer seguirán siendo altas.

Dado que no existen curas definitivas para la Alzheimer, es muy importante prevenir o retrasar su aparición. Los hábitos alimentarios de por vida son algo que la medicina convencional no siempre tiene en cuenta, pero que las personas tienen el control total si así lo desean.

Compartir