La berberina mejora los síntomas del síndrome del intestino irritable

9 superalimentos para la inmunidad

En este ensayo clínico controlado con placebo, doble ciego y de un solo centro de 14 semanas, los pacientes fueron aleatorizados en 2 grupos, después de un período de preinclusión de 2 semanas, para recibir el medicamento del estudio o un placebo dos veces al día durante 8 semanas. Los tratamientos se interrumpieron después de 8 semanas y los pacientes se siguieron durante 4 semanas adicionales.

Participantes

Todos los participantes cumplieron con los criterios de inclusión basados ​​en el sistema de clasificación de Roma III para el síndrome del intestino irritable con predominio de la diarrea (IBS-D). Entre mayo de 2011 y enero de 2015, 196 pacientes con IBS-D, de 18 a 65 años, fueron reclutados para este estudio en el Décimo Hospital del Pueblo de Shanghai, Facultad de Medicina de la Universidad de Tongji, Shanghai, China. Varios de estos pacientes fueron excluidos o no pudieron completar el estudio. Al final, 70 pacientes en el grupo de berberina y 62 en el grupo de placebo completaron el estudio. Los pacientes tenían edades comprendidas entre 19 y 61 años en el grupo de berberina y de 18 a 65 años en el grupo de placebo.

Estudiar la medicación y la dosificación

El clorhidrato de berberina 200 mg dos veces al día fue el medicamento activo. Se utilizó vitamina C, 200 mg dos veces al día, como placebo. Ambos productos fueron fabricados por Shanghai Sine Tianping Pharmaceutical Co., Ltd.

Medidas de resultado

La diarrea, el dolor abdominal, la necesidad urgente de defecar, la frecuencia y cualquier evento adverso se evaluaron mediante cuestionarios diarios. Antes de la administración del medicamento y después de completar el tratamiento, se evaluaron las puntuaciones de los síntomas del SII, las puntuaciones de la escala de depresión y ansiedad y la escala de Síndrome del Intestino Irritable para la calidad de vida (QOL).

Resultados clave

Tanto el grupo de berberina como el de placebo informaron una reducción de los síntomas durante las 8 semanas que tomaron la medicación, aunque el grupo de placebo informó menos beneficios. En la semana, la frecuencia de la diarrea fue significativamente menor en el grupo de berberina que en el grupo de placebo (P = 0.032).

El grupo de berberina, pero no el grupo de placebo, informó menos urgencia y frecuencia en la defecación comenzando en la semana 4 y persistiendo hasta la semana 8 (P <0.01).

Ambos grupos informaron menos dolor abdominal durante las 8 semanas de tratamiento. En el grupo de berberina se observaron reducciones significativas en la frecuencia del dolor a partir de la semana 3 del estudio y continuando hasta la semana 8. Las puntuaciones de frecuencia del dolor para la semana 8 representaron una reducción del 64,6% (1,54 ± 0,26 vs 4,35 ± 0,58) en comparación con las puntuaciones iniciales. En el grupo de placebo, la puntuación final representó una reducción del 29,4% (2,88 ± 0,37 frente a 4,08 ± 0,23). La reducción del dolor fue significativamente mayor en el grupo de berberina que en el grupo de placebo en la semana 6 (P <0,01) y la semana 8 (P <0,01).

La berberina redujo significativamente la puntuación general de los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable (SII), la puntuación de ansiedad y la puntuación de depresión (P <0,01). El tratamiento con berberina también se asoció con una mayor puntuación de calidad de vida (P <0,05). No se observaron cambios significativos en estas puntuaciones en el grupo de placebo (P> 0,05).

La puntuación general de los síntomas del SII, la puntuación de ansiedad y la puntuación de depresión fueron significativamente más bajas en el grupo de berberina en comparación con el placebo (P <0,05).

Implicaciones de la práctica

La berberina puede ser una forma eficaz de controlar los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable.

El Síndrome del Intestino Irritable es un trastorno común que reduce la calidad de vida de los pacientes. Es una condición crónica caracterizada por dolor abdominal o malestar asociado con una defecación desordenada, pero la ausencia de anomalías estructurales o bioquímicas identificables. Se teoriza que la alteración de los mecanismos neurohumorales y los factores psicológicos, el sobrecrecimiento bacteriano, los factores genéticos, la motilidad intestinal, la hipersensibilidad visceral y los factores del sistema inmunológico subyacen al SII, pero aún se nos escapa una comprensión clara de la etiología. En este punto, el tratamiento del Síndrome del Intestino Irritable está dictado por los síntomas más molestos del paciente.

Este ensayo clínico revela dos cosas. Primero, y lo más importante, que la berberina es eficaz en el tratamiento del SII cuando el síntoma predominante es la diarrea. La segunda es que muchos pacientes también pueden experimentar algún beneficio simplemente tomando un placebo.

Las acciones beneficiosas de la berberina son más complejas y de mayor alcance de lo que se pensaba. En el pasado, considerábamos solo sus propiedades antibióticas, utilizándolas estrictamente para tratar la gastritis infecciosa. En este ensayo de Chen et al, los pacientes que tomaron berberina no solo experimentaron una reducción de la frecuencia, urgencia, diarrea y malestar abdominal, sino que también experimentaron una reducción significativa de la ansiedad y la depresión.

La berberina utilizada en este estudio se aisló del rizoma de hilo dorado chino (Coptis chinensis). En América del Norte, las fuentes comerciales se extraen generalmente de la uva de Oregón (Mahonia aquifolium).

La berberina en sí tiene acción antimicrobiana, pero también mejora la acción de algunos antibióticos contra especies comunes de estreptococos orales. También tiene una acción antimicótica y una acción sinérgica cuando se administra en combinación con medicamentos antimicóticos. El efecto de la berberina sobre la diarrea es más complejo. Limita la diarrea secretora en parte al mejorar la absorción de sodio y agua de la luz intestinal. La berberina aumenta significativamente la tolerancia al dolor en ratas al afectar las vías del óxido nítrico. Retrasa la motilidad gastrointestinal, aparentemente activando las vías de los opioides, 6 una acción que quizás sea también responsable del aumento de la tolerancia al dolor.

Si bien los beneficios de la berberina excedieron los reportados en el grupo de vitamina C, el placebo tuvo un beneficio significativo al menos durante algunas semanas de este ensayo. El beneficio del placebo es común en los estudios de Síndrome del Intestino Irritable. Un metanálisis de 2010 realizado por Ford y Moayyedi identificó 73 ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeron 8,364 pacientes con Síndrome del Intestino Irritable asignados a placebo. La tasa de respuesta combinada al placebo fue del 37,5% [intervalo de confianza (IC) del 95%: 34,4% -40,6%].

Las tasas de respuesta fueron más altas en los ECA europeos, los ECA que utilizaron resultados informados por los médicos y los ECA que utilizaron una duración más corta de la terapia. Si bien este estudio se realizó en China, la respuesta al placebo del 29,4% se acerca notablemente al resultado de Ford. Este efecto placebo debe tenerse en cuenta al tratar a pacientes con Síndrome del Intestino Irritable; alrededor de un tercio responderá incluso a un placebo durante un período de tiempo.

La berberina también tiene muchos usos paralelos al fármaco metformina. Ambos aumentan la sensibilidad a la insulina y se utilizan para tratar la diabetes mellitus tipo 2 y el síndrome de ovario poliquístico (SOP). Ambos tienen acciones similares en el microbioma intestinal, disminuyendo la diversidad bacteriana y aumentando la producción de ácidos grasos de cadena corta.Sin embargo, parecen tener diferentes efectos sobre la motilidad gástrica. Para muchos pacientes, la metformina causa diarrea e incluso vómitos a través de mecanismos aún desconocidos.

Estos resultados actuales sobre el Síndrome del Intestino Irritable plantean la pregunta: ¿podría la berberina ayudar a reducir algunos de los efectos secundarios de la metformina relacionados con el intestino? En este punto no hay informes en la literatura médica que nos informen; sin embargo, es ciertamente tentador prescribir berberina a pacientes que toman metformina, en particular a aquellos con trastornos digestivos que atribuyen al fármaco. Por supuesto, se puede esperar una potenciación de los efectos y se justificaría una monitorización estrecha de la glucosa sérica.

Hay un poco de información de advertencia relacionada con la berberina que se informa recientemente en la literatura. En agosto de 2015, Zhi et al informaron que la berberina actúa en combinación con 2 antibióticos macrólidos, azitromicina (Zithromax) y claritromicina (Biaxin), para bloquear los canales hERG que regulan la repolarización cardíaca, aumentando el riesgo de síndrome de QT largo (SQTL). La berberina combinada con claritromicina también inhibe significativamente el citocromo P450 3A (CYP3A) . Si bien este fue un estudio preliminar, debería advertirnos contra el uso de berberina en combinación con cualquiera de estos antibióticos o con fármacos que dependen de la acción del CYP3A.

Referencia
Chen C, Tao C, Liu Z y col. Un ensayo clínico aleatorizado de clorhidrato de berberina en pacientes con síndrome de intestino irritable con predominio de diarrea. Phytother Res. 2015; 29 : 1822-1817.


Compartir