La acupuntura para el tratamiento de enfermedades inflamatorias

Acupuntura

Una nueva investigación ha documentado una conexión directa entre el uso de la electroacupuntura y los procesos físicos que podrían aliviar la sepsis y los trastornos inflamatorios que desencadena.

La sepsis es una infección grave que a menudo se desarrolla en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales. La incidencia de sepsis grave (es decir, disfunción orgánica inducida por sepsis) en la Unión Europea se ha estimado en 90,4 casos por 100.000 habitantes (en comparación, la incidencia de cáncer de mama es de 58 por 100.000 para el cáncer de mama).

Una de las principales causas de muerte

El fármaco antiinflamatorio Drotrecogin alfa (Xigris), que se introdujo en 2001, se retiró en 2011 debido a efectos adversos graves (hemorragia interna) y evidencia que no muestra eficacia en el tratamiento de la sepsis. Desde entonces, no ha habido medicamentos aprobados por la FDA para tratar la sepsis.

«La sepsis es la principal causa de muerte en el hospital», dice Luis Ulloa, inmunólogo de la Escuela de Medicina de Rutgers New Jersey que dirigió el estudio, que ha sido publicado por la revista Nature Medicine .

“Pero en muchos casos los pacientes no mueren a causa de la infección. Mueren a causa del trastorno inflamatorio que desarrollan después de la infección. Así que esperábamos estudiar cómo controlar el trastorno inflamatorio «.

Reducir la inflamación

Los investigadores ya sabían que la estimulación de uno de los nervios principales del cuerpo, el nervio vago, desencadena procesos en el cuerpo que reducen la inflamación, por lo que se propusieron ver si la electroacupuntura, una forma de acupuntura que envía una pequeña corriente eléctrica a través de ese y otros nervios – podría reducir la inflamación y la lesión de órganos en ratones sépticos.

Se dice que el aumento de la corriente magnifica el efecto de colocar las agujas en puntos fisiológicamente activos del cuerpo. Estos puntos corren a lo largo de 12 vías o canales de energía, conocidos como meridianos. Cada meridiano está vinculado a un órgano particular del cuerpo, por lo que los médicos tradicionales creen que cada órgano puede tratarse estimulando el meridiano correspondiente. Ulloa señala que la electrificación ya está aprobada por la FDA para tratar el dolor en pacientes humanos.

Ulloa y sus colegas utilizaron un modelo animal para probar su teoría. Cuando se aplicó electroacupuntura al nervio vagas de ratones con sepsis, se estimularon moléculas llamadas citocinas que ayudan a limitar la inflamación como se predijo, y alrededor del 50% de esos ratones sobrevivieron durante al menos una semana.

No hubo supervivencia entre los ratones que no recibieron acupuntura.

Una mirada más cercana

¿Por qué habían tenido éxito los tratamientos de acupuntura?

La mayoría de los casos humanos de sepsis incluyen una función suprarrenal muy reducida (las glándulas suprarrenales producen hormonas importantes en el cuerpo); sin embargo, en animales cuyas glándulas suprarrenales habían sido posteriormente extirpadas, la electroacupuntura dejó de funcionar. Por tanto, los beneficios no estaban relacionados con el apoyo suprarrenal.

Otras pruebas mostraron que la electroacupuntura aumentaba los niveles de dopamina, una sustancia que tiene funciones importantes dentro del sistema inmunológico. Y, sin embargo, administrar dopamina a los animales por sí solo no frenó la inflamación.

Dar a los animales un medicamento llamado fenoldopam que imita algunos de los efectos más positivos de la dopamina (sin acupuntura), redujo las muertes relacionadas con la sepsis en un 40%, casi tanto como el tratamiento con electroacupuntura.

El estudio concluyó que el fenoldopalm imita los efectos de la electroacupuntura. Pero lo contrario también es cierto: la electroacupuntura imita los efectos del fenoldopam para ayudar a reducir la inflamación y las muertes relacionadas con la sepsis.

Ulloa considera que el estudio es un doble triunfo, ya que su investigación muestra evidencia física del valor de la acupuntura más allá de lo que se ha demostrado antes. Los resultados muestran beneficios potenciales, agrega, no solo para la sepsis, sino para el tratamiento de otras enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, la osteoartritis y la enfermedad de Crohn.

“Ni siquiera sé si en el futuro la mejor solución para la sepsis será la electroacupuntura o algún medicamento que imite la electroacupuntura”, concluye Ulloa. La conclusión, dice, es que su investigación ha abierto la puerta a ambos.


Compartir