Investigadores desarrollan un método eficaz para prevenir el nacimiento prematuro

nacimiento prematuro

En un estudio en ratones y células humanas, los investigadores de Johns Hopkins Medicine dicen que han desarrollado un método pequeño pero efectivo para prevenir el nacimiento prematuro.

El tratamiento administrado por vía vaginal contiene partículas de medicamentos de tamaño nanométrico (una milmillonésima parte de un metro) que penetran fácilmente en la pared vaginal para llegar a los músculos uterinos y evitar que se contraigan.

Si se demuestra que es efectivo en humanos, el tratamiento podría ser una de las únicas opciones clínicas disponibles para prevenir el parto prematuro. La FDA recomendó eliminar del mercado Makena (caproato de 17-hidroxiprogesterona), el único medicamento aprobado para este propósito.

El estudio aparece en la edición del 13 de enero de Science Translational Medicine .

Se estima que cada año se producen 15 millones de nacimientos prematuros, lo que la convierte en la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo. Pocos indicadores pueden predecir qué embarazos resultarán en un parto prematuro, pero la inflamación en el tracto reproductivo es un factor que contribuye en aproximadamente un tercio de todos los casos.

Este síntoma no solo pone a los bebés en riesgo de nacer con bajo peso al nacer y pulmones subdesarrollados, sino que también se ha relacionado con lesiones cerebrales en el feto en desarrollo.

La terapia experimental recientemente informada utiliza tecnología desarrollada por científicos del Centro Johns Hopkins de Nanomedicina. Sus ingredientes activos son dos fármacos: la progesterona, una hormona que regula la reproducción femenina, y la tricostatina A (TSA), un inhibidor de la histona desacetilasa (HDAC) que regula la expresión génica.

Para preparar el tratamiento, los medicamentos se muelen primero en cristales en miniatura, de unos 200-300 nanómetros de diámetro o más pequeños que una bacteria típica. Luego, los nanocristales se recubren con un compuesto estabilizador que evita que queden atrapados en las capas protectoras de moco del cuerpo que absorben y barren las partículas extrañas.

Esto significa que podemos usar mucho menos fármaco para llegar de manera eficiente a otras partes del tracto reproductivo femenino «. Laura Ensign, Ph.D., Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins

Laura Ensign es profesora asociada de oftalmología con un cargo secundario en ginecología y obstetricia en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, coautora del estudio y experta en nanomedicina y sistemas de administración de fármacos.

Para probar su terapia, los investigadores utilizaron ratones que fueron diseñados para imitar condiciones relacionadas con la inflamación que llevarían a un parto prematuro en humanos. Descubrieron que el tratamiento experimental evitaba que los ratones entraran en trabajo de parto prematuro. Las pruebas neurológicas de crías de ratón nacidas de madres que habían recibido el tratamiento no revelaron anomalías.

Los investigadores también aplicaron la combinación de fármacos a células uterinas humanas cultivadas en el laboratorio. La combinación de fármacos, informan, redujo las contracciones en las muestras de prueba.

Se planean pruebas de laboratorio adicionales del tratamiento experimental para evaluar su seguridad antes de considerar ensayos en humanos.

Compartir