El suplemento de arándanos podría ayudar a combatir el Alzheimer

arandanos, antioxidantes, radicales libres

El arándano, ya etiquetado como una ‘superfruta’ por su poder para reducir potencialmente el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer, también podría ser otra arma en la guerra contra la enfermedad de Alzheimer.

Una nueva investigación presentada en la 251a Reunión y Exposición Nacional de la Sociedad Química Estadounidense (ACS) sugiere que la fruta está cargada de antioxidantes saludables y que estas sustancias podrían ayudar a prevenir los efectos devastadores de esta forma cada vez más común de demencia.

“Nuestros nuevos hallazgos corroboran los de estudios previos en animales y estudios preliminares en humanos, lo que agrega más apoyo a la idea de que los arándanos pueden tener un beneficio real en la mejora de la memoria y la función cognitiva en algunos adultos mayores”, dice Robert Krikorian, Ph.D., líder del equipo de investigación.

Agrega que los efectos beneficiosos de los arándanos podrían deberse a los flavonoides llamados antocianinas, que se ha demostrado que mejoran la cognición de los animales.

Demencia en aumento

Se estima que hay 46,8 millones de personas en todo el mundo que viven con demencia en 2015. Este número casi se duplicará cada 20 años, llegando a 74,7 millones en 2030 y 131,5 millones en 2050 según Alzheimer’s Disease International.

En un esfuerzo por encontrar formas de frenar esta tendencia alarmante, Krikorian y sus colegas del Centro Académico de Salud de la Universidad de Cincinnati realizaron dos estudios en humanos para dar seguimiento a ensayos clínicos anteriores.

Uno involucró a 47 adultos de 68 años o más, que tenían deterioro cognitivo leve (DCL), una condición de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores les dieron polvo de arándanos liofilizados, que equivale a una taza de bayas, o un polvo de placebo una vez al día durante 16 semanas.

«Hubo una mejora en el rendimiento cognitivo y la función cerebral en aquellos que tomaron el polvo de arándanos en comparación con los que tomaron el placebo», dice Krikorian. «El grupo de los arándanos demostró una memoria mejorada y un mejor acceso a palabras y conceptos». El equipo también realizó imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), que mostró un aumento de la actividad cerebral en aquellos que ingirieron el polvo de arándanos.

¿Mejor como tratamiento que como preventivo?

El segundo estudio incluyó a 94 personas de 62 a 80 años, que se dividieron en cuatro grupos. Los participantes no tenían problemas cognitivos medidos objetivamente, pero sintieron subjetivamente que sus recuerdos estaban disminuyendo. Los grupos recibieron arándanos en polvo, aceite de pescado, aceite de pescado y polvo o placebo.

«Los resultados no fueron tan sólidos como en el primer estudio», explicó Krikorian. «La cognición fue algo mejor para aquellos con polvo o aceite de pescado por separado, pero hubo poca mejora con la memoria». Además, los resultados de fMRI tampoco fueron tan sorprendentes para quienes recibieron polvo de arándanos. Él dice que el efecto puede haber sido menor en este caso porque estos participantes tenían problemas menos graves cuando ingresaron al estudio.

Krikorian dijo que los dos estudios indican que los arándanos pueden ser más efectivos en el tratamiento de pacientes con deterioro cognitivo, pero es posible que no muestren beneficios medibles para aquellos con problemas menores de memoria o que aún no han desarrollado problemas cognitivos.

En el futuro, el equipo planea realizar un estudio de arándanos con un grupo más joven de personas, de 50 a 65 años. El grupo incluiría personas en riesgo de desarrollar Alzheimer, como las que son obesas, tienen presión arterial alta o colesterol alto. Este trabajo podría ayudar a los investigadores a determinar si los arándanos podrían ayudar a prevenir la aparición de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.


Compartir