¿Deberíamos preocuparnos por los ‘metales pesados’?

Metales pesados

Sí, es cierto que cualquier cosa que salga de la tierra podría contener teóricamente lo que se conoce como ‘metales pesados’. Pero en una sociedad preindustrial habríamos estado expuestos a estos en cantidades realmente diminutas. En nuestra sociedad postindustrial generamos cada vez más de estos metales como subproductos de otros procesos, lo que significa que los estamos concentrando en nuestro aire, suelo y agua, además de obtenerlos como contaminantes en algunos productos de consumo a niveles que sabemos que son simplemente no es seguro a largo plazo.

La frase ‘metales pesados’ es algo engañosa ya que algunos metales tóxicos como el aluminio son en realidad muy ligeros. Pero lo que la mayoría de estos metales tóxicos tienen en común es la capacidad de acumularse en el cuerpo durante un período de tiempo y es la acumulación la que está relacionada con una amplia gama de problemas de salud.

Hay pruebas contundentes que vinculan la exposición a estas toxinas ambientales en cámara lenta con problemas emocionales y de comportamiento, que incluyen violencia, adicción, problemas de aprendizaje, hiperactividad, intolerancia y disminución de la inteligencia. Los metales pesados ​​ocupan un lugar destacado en la lista de venenos que cambian la personalidad.

Están por todas partes

Encontrará metales en el agua del grifo, contaminación del aire, pintura vieja, humo de tabaco, pescado y mariscos, pesticidas, medicamentos como antiácidos, pero también vacunas infantiles, DIU, utensilios de cocina de aluminio y esmaltados, empastes dentales, tuberías de cobre, el desinfectante utilizado en piscinas públicas, alimentos procesados ​​y cosméticos y artículos de tocador.

Los científicos han creído que cuanto mayor es la dosis, más tóxico se vuelve el metal. Pero, debido a que los metales tóxicos son bioacumulativos, es decir, se almacenan en los tejidos corporales, se cree que no es necesario que estén presentes en altas concentraciones para producir efectos adversos para la salud.

El grado en que los metales dañan la salud humana depende en gran medida de la forma que adopten, ya sea orgánica o inorgánica. Un metal inorgánico se encuentra en su estado elemental crudo y el cuerpo lo absorbe mal. A través de la ingestión y el metabolismo, se puede convertir dentro del cuerpo en una forma más potente y venenosa.

Un tipo diferente de compuesto ‘orgánico’

Los metales orgánicos se han combinado (ya sea por naturaleza o en el laboratorio) con alguna otra sustancia que contiene carbono, como un derivado del petróleo. Los complejos resultantes pueden aumentar los riesgos para la salud asociados con el metal en sí, en parte porque la molécula de carbono permite que el metal interactúe con más sustancias. En el cuerpo, esta interacción se conoce como «oxidación» e implica la producción de radicales libres. Cuanto mayor sea el nivel de radicales libres en el cuerpo, mayor será la probabilidad de enfermedad.

Los metales tóxicos son particularmente dañinos para el sistema reproductivo. También pueden interferir con sus vías de desintoxicación, incluidos el colon, el hígado, los riñones y la piel. Algunos también son disruptores endocrinos. La función del sistema inmunológico se ve comprometida por la presencia de metales tóxicos, que también pueden debilitar nuestras vías de producción de energía. Debido a esto, se cree que la toxicidad por metales está involucrada en trastornos como la fatiga crónica o esclerosis múltiple.

Los metales tóxicos también parecen aumentar la acidez de la sangre. Cuando esto sucede, el cuerpo responde extrayendo alcalino, en forma de calcio, de los huesos para ayudar a restaurar el pH sanguíneo normal. Cuando hay metales tóxicos, el calcio también puede ser atraído hacia áreas dañadas e inflamadas (como articulaciones y paredes arteriales).

Si bien este proceso actúa como un vendaje, reparando un área problemática, puede crear otras afecciones como arteriosclerosis y artritis. Además, sin la reposición de calcio, la constante filtración de este importante mineral de los huesos puede resultar en osteoporosis.

Daño cerebral y más

Un área bien investigada es el daño al sistema neurológico, particularmente al cerebro. Además, los metales tóxicos interfieren con la absorción de nutrientes esenciales como magnesio, litio, zinc, hierro y varias de las vitaminas B. Las deficiencias resultantes se han relacionado con un mayor daño neurológico.

La exposición al plomo, incluso en niveles bajos, por ejemplo, se asocia con un comportamiento agresivo y antisocial , así como con problemas de aprendizaje. La exposición prenatal al plomo también puede resultar en un peso prematuro o bajo y una circunferencia de la cabeza pequeña al nacer, una indicación temprana de déficit de aprendizaje o de comportamiento. La exposición crónica a niveles bajos de manganeso también está relacionada con el comportamiento violento.

De hecho, los efectos del plomo y el manganeso son sinérgicos, por lo que los individuos expuestos a ambos muestran efectos más profundos que aquellos expuestos a cualquiera de los elementos por sí mismos. Es probable que las personas con dietas deficientes se vean más afectadas que las que reciben una nutrición adecuada. Las células del cerebro, por ejemplo, absorben más metales tóxicos cuando las dietas son bajas en calcio, hierro, zinc, vitamina D y otros nutrientes esenciales.

Un problema social

La evidencia también implica a los metales tóxicos en una variedad de problemas emocionales y de comportamiento en los niños, como el autismo, la dislexia y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), pero también dificultades de aprendizaje, incluida la disminución de la concentración y las habilidades organizativas, dificultades del habla, el lenguaje y la comprensión, y inteligencia reducida. Los adultos también se ven afectados, ya que los estudios muestran tasas más altas de violencia, demencia y depresión entre las personas expuestas.

Esto significa que la toxicidad de los metales es tanto un problema social como ambiental, y este es un tema al que no muchos observadores se han dado cuenta todavía. Por ejemplo, si bien los metales tóxicos pueden no ser la respuesta completa al problema de las dificultades de aprendizaje en los niños y los crecientes niveles de violencia en nuestra sociedad, ciertamente parecen ser una pieza importante del rompecabezas.

Del mismo modo, aunque algunos argumentarían que es poco probable que pequeñas disminuciones en la inteligencia sean importantes, considere el efecto en cadena de una disminución general del coeficiente intelectual en solo cinco puntos. Representado en toda la población, esto significaría que millones de personas estarían por debajo del umbral de ‘promedio’ y estarían etiquetadas como ‘problemas de aprendizaje’. No se deben subestimar los cambios en la política social necesarios para hacer frente a tal declive.

La eliminación de metales pesados ​​del cuerpo no es sencilla, lo cual es otro motivo de preocupación. Algunos médicos recomiendan la quelación para casos particularmente graves, aunque este método tiene ventajas y desventajas.


Compartir