Cosas que pueden dañar la fertilidad de un hombre

fertilidad, disfunccion erectil, hombre

Si bien el camino hacia el embarazo puede ser sencillo para algunos, otros enfrentan obstáculos en el camino. Para casi el 15 por ciento de las parejas occidentales que no conciben durante el primer año de intentarlo (es decir, tener relaciones sexuales sin protección unas dos o tres veces por semana), su viaje tiene una etiqueta oficial: Infertilidad. Muchos factores pueden contribuir a los problemas de fertilidad y la salud de ambos socios juega un papel importante. De hecho, la infertilidad masculina representa aproximadamente la mitad de las parejas que no pueden concebir.

Las causas principales de la infertilidad masculina incluyen baja producción de espermatozoides, función anormal de los espermatozoides o bloqueos que impiden la entrega de espermatozoides. Pero si bien estos problemas a veces son el resultado de problemas de salud subyacentes, también pueden ser causados ​​por ciertos factores del estilo de vida. Un estudio reciente incluso sugiere que el tipo de trabajo que tiene un hombre puede afectar significativamente sus posibilidades de concebir con una pareja.

¿Qué encontró el estudio?

Después de examinar 456 hombres alrededor de los 32 años que estaban en relaciones comprometidas y que habían dejado de usar la anticoncepción, los investigadores encontraron que el 13 por ciento de los hombres con un trabajo fisico intenso tenía un recuento bajo de espermatozoides. En contraste, solo el 6 por ciento de los hombres que no realizaban un trabajo tan extenuante tenían concentraciones de semen más bajas. Los investigadores pudieron demostrar que las demandas físicas del trabajo eran lo que importaba: otros factores laborales como los turnos nocturnos, el calor, el ruido o estar sentado durante mucho tiempo no se asociaron con la calidad del semen.

El trabajo físico en el trabajo no fue el único factor que los investigadores vincularon con la calidad del esperma. Los hombres diagnosticados con presión arterial alta también enfrentaron problemas, presentando porcentajes más bajos de espermatozoides de forma normal. No se sabe si la presión arterial elevada en sí misma o los tratamientos utilizados para combatirla están detrás de la asociación, pero hay razones para creer que el uso de medicamentos también podría ser un factor contribuyente; los hombres que tomaban varios medicamentos tenían más probabilidades de tener un recuento bajo de espermatozoides. Mientras que un recuento normal de espermatozoides está entre 40 millones y 300 millones, el 15 por ciento de los hombres que tomaron dos o más medicamentos tenían recuentos de espermatozoides por debajo de 39 millones. Solo el 7 por ciento de los que no tomaron medicamentos tuvieron el mismo problema.

Si bien el estudio demostró una asociación entre estos factores y la calidad del esperma, es importante tener en cuenta que no apuntó a una causa y efecto claros. Pero los resultados se suman a los datos existentes que indican cómo varios factores del estilo de vida pueden estar relacionados con los problemas de fertilidad masculina.

¿Qué más puede afectar la fertilidad masculina?

Otros factores de riesgo conocidos que se han relacionado con la infertilidad en los hombres incluyen:

  • Fumar.
  • Uso excesivo de alcohol y marihuana.
  • Consumir ciertas drogas ilícitas, incluidos esteroides anabólicos y cocaína.
  • Tener sobrepeso.
  • Sufrir estrés emocional.
  • El sobrecalentamiento de los testículos: el uso frecuente de saunas o jacuzzis puede reducir temporalmente el recuento de espermatozoides, al igual que sentarse, usar ropa ajustada o trabajar en una computadora portátil durante períodos prolongados.
  • Exposición a toxinas como bencenos, pesticidas, herbicidas, etc. que pueden reducir el recuento de espermatozoides.
  • Tener ciertas EST actuales o pasadas, como clamidia y gonorrea.
  • Experimentar un varicocele, una hinchazón de las venas que drenan los testículos y puede prevenir el enfriamiento normal. Ésta es la causa reversible más común de infertilidad masculina. Los varicoceles suelen ser asintomáticos, pero con el tiempo pueden agrandarse y volverse más notorios. En raras ocasiones, pueden causar un dolor que varía de un malestar agudo a sordo, aumenta al estar de pie o con el esfuerzo físico, empeora en el transcurso de un día y se alivia al acostarse boca arriba.
  • Realizar ciertas actividades prolongadas como andar en bicicleta o montar a caballo, especialmente en un asiento duro o en una bicicleta mal ajustada.
  • Otras causas médicas incluyen desequilibrios hormonales, defectos de los conductos de los espermatozoides, testículos no descendidos y tumores.

¿Cuáles son los signos de la infertilidad masculina?

Puede que no haya signos o síntomas obvios de infertilidad masculina aparte de la incapacidad para tener un hijo. Muchos hombres no saben que tienen problemas de fertilidad hasta que intentan concebir con una pareja. Pero en algunos casos, surgen signos y síntomas, que incluyen:

Problemas con la función sexual.
Dolor, hinchazón o bulto en el área de los testículos
Infecciones respiratorias recurrentes
Disminución del vello facial o corporal.

¿Que puedo hacer?

Si usted es un hombre que experimenta problemas de fertilidad, hay pasos que puede seguir para abordar el problema y ciertos cambios en el estilo de vida que puede realizar para mejorar sus posibilidades de concebir con una pareja.

Examine cómo su trabajo está afectando su salud. Si su trabajo es físicamente exigente, reducir la cantidad de trabajo pesado que hace podría ser beneficioso.
Combatir la hipertensión arterial con una dieta saludable y una actividad física adecuada .
Mantener un peso saludable.
Practica técnicas de manejo del estrés.

Haga una cita con su médico si:

No puede concebir un hijo después de un año de relaciones sexuales regulares sin protección.
Tiene problemas de erección o eyaculación o bajo deseo sexual.
Tiene dolor, malestar, un bulto o hinchazón en el área de los testículos.
Tiene antecedentes de problemas con los testículos, la próstata o la función sexual, o se ha sometido a una cirugía en la ingle, los testículos, el pene o el escroto.


Compartir