Comprender el hipotiroidismo

Hipertiroidismo, hipotiroidismo

El hipotiroidismo, o tiroides hipoactiva, afecta a más mujeres que a hombres, especialmente mayores de 60 años. La tiroides es la glándula maestra del metabolismo y la energía, y afecta a casi todas las células del cuerpo, por lo que si nuestra glándula tiroides no funciona de manera óptima, tampoco ¡nosotros!

¿Qué es la glándula tiroides?

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en la base del cuello. La producción de hormona tiroidea está controlada por un circuito de retroalimentación de su hipotálamo, pituitaria y glándula tiroides.

Este sistema de retroalimentación actúa como un termostato: cuando el cuerpo necesita más calor, este sistema estimulará la glándula tiroides para producir y excretar hormonas tiroideas (T3 y T4). Por el contrario, cuando el cuerpo tiene suficiente hormona tiroidea y necesita enfriarse, envía una señal al hipotálamo y la pituitaria para detener la producción de hormona tiroidea.

¿Cuáles son los síntomas del hipotiroidismo?

¿Se ha sentido lento, ha aumentado de peso y ha tenido la piel seca? Una tiroides hipoactiva podría ser la culpable. Otros síntomas de hipotiroidismo pueden incluir

estreñimiento
depresión
mala memoria
temperatura corporal baja
cabello seco, uñas quebradizas, caída del cabello
baja líbido
dolores musculares
retención de líquidos
irregularidades menstruales

¿Qué lo causa?

Tiroiditis de Hashimoto

Hashimoto es un trastorno autoinmune en el que el sistema inmunológico ataca el tejido tiroideo, lo que resulta en una disminución de la producción de hormona tiroidea. A menudo, Hashimoto tiene un componente genético y puede ser provocado por uno o más de los siguientes factores:

Estrés crónico
Enfermedad celíaca y sensibilidades alimentarias
Problemas digestivos, como un desequilibrio de la flora intestinal
Deficiencias en nutrientes, especialmente vitamina D y selenio
Exposición a toxinas como metales pesados, quizás a través de empastes de amalgama dental.
Además, la ingesta excesiva de yodo puede empeorar las cosas para los pacientes de Hashimoto. Aunque el yodo es un micronutriente esencial necesario para la síntesis y función de la hormona tiroidea, demasiado yodo puede desencadenar la reactividad inmunitaria.

Insuficiencia suprarrenal

Este trastorno ocurre cuando las glándulas suprarrenales producen niveles anormalmente bajos de cortisol, una hormona que ayuda al cuerpo a responder al estrés. En algunos estudios, la insuficiencia suprarrenal se ha asociado con hipotiroidismo subclínico leve.

Trastorno hipofisario

Esta es una causa relativamente rara de hipotiroidismo en la que un tumor hipofisario benigno suprime la secreción de hormona estimulante de la tiroides (TSH).

Deficiencia severa de yodo

En áreas del mundo donde hay una deficiencia severa de yodo, el hipotiroidismo se observa en el 5 al 15 por ciento de la población. Desde la adición de yodo a la sal en América del Norte, el hipotiroidismo por deficiencia de yodo se ha vuelto menos común. En menor medida, las deficiencias de hierro, selenio, zinc y vitamina A también se han relacionado con una función tiroidea deteriorada.

Destrucción de la glándula tiroides

Ciertos medicamentos, como los que se usan para tratar el hipertiroidismo, pueden provocar una tiroides permanentemente hipoactiva. La cirugía de tiroides y el tratamiento con radiación también pueden evitar que esta glándula funcione correctamente.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico puede sugerirle un análisis de sangre de TSH para ayudar a determinar cómo está funcionando su tiroides.

¿Cuál es el enfoque natural del tratamiento?

La tiroiditis de Hashimoto es la causa más común de hipotiroidismo, seguida de problemas como el agotamiento suprarrenal. Un enfoque naturopático general para el cuidado del hipotiroidismo podría incluir los siguientes pasos.

Determinar la causa subyacente

El primer paso para tratar el hipotiroidismo es determinar qué está causando la disfunción tiroidea. Después de los análisis de sangre apropiados, su médico puede recomendarle eliminar cualquier factor agravante, como la sensibilidad a los alimentos, los metales pesados ​​o el yodo excesivo. También puede ser recomendable corregir deficiencias en nutrientes como yodo, hierro, selenio, zinc y vitamina A.

Refuerza las defensas del organismo

El tratamiento con hipotiroidismo también puede incluir la adopción de medidas para optimizar la función inmunológica y digestiva. Como tal, su médico puede sugerirle que se complemente con probióticos, ácidos grasos omega-3 y vitamina D.

Algunos estudios también apoyan el uso de hierbas para ayudar a estimular la función tiroidea. Las hierbas que pueden ser particularmente útiles incluyen ashwagandha, coleus, guggul, bladderwrack y curcumina.

Además, se pueden requerir suplementos de hormona tiroidea para normalizar el funcionamiento de la tiroides. Las opciones de tratamiento hormonal incluyen tiroides desecada natural, que está hecha de tiroides animal, o compuestos T3 y T4.

Antes de comenzar cualquier tratamiento para el hipotiroidismo, asegúrese de consultar con su médico para obtener recomendaciones específicas.

Hipo versus hiper

Con el hipotiroidismo, el cuerpo no produce suficiente hormona tiroidea para mantener un metabolismo normal y el cuerpo se vuelve lento. Por el contrario, en el hipertiroidismo, el cuerpo produce demasiada hormona tiroidea y el metabolismo se vuelve hiperactivo. Esto da como resultado una amplia gama de problemas de salud que incluyen ansiedad, sensación de calor, pérdida de peso y palpitaciones y aleteos cardíacos.


Compartir