Comer menos ralentiza el proceso de envejecimiento

belleza, salud

¿Quiere seguir luciendo joven? El secreto puede estar en cuánto come.

Si bien es importante cuidar bien la piel por fuera, por ejemplo, mediante el uso de productos de belleza de buena calidad, el envejecimiento se produce a un nivel celular más profundo, y los científicos han descubierto que comer menos podría ser la clave para ralentizar este proceso celular.

Investigaciones recientes ofrecen una idea de cómo la reducción de calorías afecta el envejecimiento dentro de una célula. Los investigadores encontraron que cuando los ribosomas, los productores de proteínas de las células, se ralentizan, el proceso de envejecimiento también se ralentiza. La disminución de la velocidad reduce la producción, pero les da a los ribosomas más tiempo para repararse.

Los ribosomas pueden ser ‘costosos’ de mantener para el cuerpo: usan del 10 al 20% de la energía total de la célula para construir todas las proteínas necesarias para que la célula funcione. Debido a esto, es ineficiente para el cuerpo destruir un ribosoma completo cuando comienza a funcionar mal. En cambio, las partes individuales del ribosoma se reparan de forma regular para permitirles seguir produciendo proteínas de alta calidad durante más tiempo del que lo harían de otra manera y para mantener las células y todo el cuerpo funcionando bien.

Price los compara con los automóviles: “El ribosoma es una máquina muy compleja, algo así como su automóvil, y periódicamente necesita mantenimiento para reemplazar las partes que se desgastan más rápido”, dijo el profesor de bioquímica y autor principal de la Universidad Brigham Young, John Price.

Más joven por más tiempo

Entonces, ¿qué hace que la producción de ribosomas disminuya en primer lugar?

En un estudio publicado en Molecular & Cellular Proteomics Price y su equipo observaron dos grupos de ratones. Un grupo tenía acceso ilimitado a los alimentos, mientras que el otro estaba restringido a consumir un 35% menos de calorías, aunque seguía recibiendo todos los nutrientes necesarios para sobrevivir.

«Cuando restringe el consumo de calorías, hay un aumento casi lineal en la vida útil», dijo Price. «Inferimos que la restricción provocó cambios bioquímicos reales que ralentizaron la tasa de envejecimiento».

Este estudio no es el primero en establecer la conexión entre menos calorías y la esperanza de vida, pero fueron los primeros en mostrar que la síntesis de proteínas general se ralentiza y en reconocer el papel del ribosoma para facilitar esos cambios bioquímicos que prolongan la juventud.

«Los ratones con restricción calórica son más enérgicos y sufrieron menos enfermedades», dijo Price. «Y no es solo que estén viviendo más tiempo, sino que debido a que son mejores para mantener sus cuerpos, también son más jóvenes durante más tiempo».

El siguiente paso, dicen los investigadores, será ver si los humanos responden de manera similar, a nivel metabólico, a la restricción de calorías. Sin embargo, ya existe buena evidencia en humanos de que reducir la ingesta de calorías puede conducir a una mejor salud a largo plazo. Por ejemplo, en 2015, los investigadores encontraron que reducir la ingesta de calorías en un 25% por debajo de la ingesta habitual reducía el riesgo de varios factores que influían en la longevidad, como la presión arterial, el colesterol y la resistencia a la insulina.

“La comida no es solo material para ser quemado, es una señal que le dice a nuestro cuerpo y células cómo responder”, dijo Price. «Estamos llegando a los mecanismos del envejecimiento, que pueden ayudarnos a tomar decisiones más informadas sobre lo que comemos».


Compartir