Comer ajo reduce el riesgo de cáncer de pulmón

extracto de ajo

Comer ajo crudo dos veces por semana podría reducir a la mitad el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

En un artículo de la revista Cancer Prevention Research , científicos del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Jiangsu en China informan sobre su estudio realizado entre 2003 y 2010, cuyo objetivo era analizar la relación entre el consumo de ajo crudo y el cáncer de pulmón.

Los investigadores recopilaron datos dietéticos de 1.424 pacientes con cáncer de pulmón, junto con 4.543 controles sanos.

La información se recopiló a través de entrevistas cara a cara con los participantes, a quienes se les pidió que respondieran un cuestionario estándar que revelaba información sobre la dieta y los hábitos de estilo de vida, incluida la frecuencia con la que comían ajo y si fumaban.

Los resultados mostraron que aquellos que consumían ajo crudo de forma regular como parte de su dieta (dos o más veces a la semana) tenían un 44% menos de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Según los autores, «se ha observado una asociación protectora entre la ingesta de ajo crudo y el cáncer de pulmón con un patrón de respuesta a la dosis, lo que sugiere que el ajo puede potencialmente servir como un agente quimiopreventivo para el cáncer de pulmón».

Protector incluso si fuma …

El cáncer de pulmón es el segundo tipo de cáncer más común tanto en hombres como en mujeres. El tabaquismo prolongado es la causa más común de cáncer de pulmón y representa 9 de cada 10 casos de la enfermedad.

Curiosamente, cuando los científicos observaron específicamente a los que fumaban, encontraron que comer ajo crudo aún disminuía el riesgo de cáncer de pulmón en alrededor de un 30%.

Los investigadores dicen que el vínculo entre el ajo y la prevención del cáncer de pulmón justifica una investigación más profunda.

Compuestos protectores

En verdad, el ajo ha sido ampliamente investigado. En 2006, una edición especial del Journal of Nutrition centrada exclusivamente en el ajo descubrió que puede tener propiedades preventivas contra ciertas formas de cáncer.

Por ejemplo, un estudio del Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro Médico Weill Cornell sugirió que el selenio , un compuesto que se encuentra en el ajo, puede poseer propiedades anticancerígenas.

Otro artículo de la Universidad Médica de Carolina del Sur, encontró que los compuestos organosulfurados que se encuentran en el ajo pueden desempeñar un papel en la destrucción de las células cancerosas del cerebro.

La hierba ampliamente utilizada también se ha citado para prevenir y tratar otras dolencias, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.

Compartir