Coma más uvas para aliviar la osteoartritis de rodilla dolorosa

semilla de uva

Para las personas con osteoartritis de rodilla, agregar uvas a la dieta podría ser una forma sencilla de reducir el dolor, mejorar la flexibilidad de las articulaciones y la movilidad general.

Estos beneficios, dicen los investigadores de la Texas Woman’s University, se pueden atribuir a los polifenoles que se encuentran en las uvas.

La investigación se presentó antes de su publicación en la reciente conferencia Experimental Biology 2014 en San Diego, California.

El estudio clínico de dieciséis semanas involucró a 72 hombres y mujeres con osteoartritis de rodilla (OA) que fueron asignados a consumir uvas en forma de polvo liofilizado de uva entera o polvo de placebo.

Los resultados mostraron que tanto los hombres como las mujeres que consumían una dieta enriquecida con uvas tenían una disminución significativa del dolor autoinformado relacionado con la actividad y una disminución general de los síntomas totales de la rodilla. Este efecto beneficioso fue mayor en las mujeres.

Además, se observaron diferencias relacionadas con la edad: hubo un aumento del 70% en la actividad difícil para los menores de 64 años que consumieron el polvo de uva, mientras que los que recibieron el placebo informaron una disminución significativa en este tipo de actividad. Los participantes mayores de 65 años, ya sea que consuman uvas o el placebo, informaron una disminución en las actividades de moderadas a difíciles.

Diferentes beneficios para los hombres

Se observó evidencia de un aumento del metabolismo del cartílago en hombres que consumían la dieta enriquecida con uvas; tenían niveles más altos de un factor de crecimiento de cartílago importante (IGF-1) que los del placebo. Este efecto protector no se observó en las mujeres.

Los investigadores notaron que no se observaron diferencias en el rango de movimiento ni para el grupo de uva ni para el grupo de placebo. El marcador sérico de inflamación (IL1-β) medido aumentó tanto en el grupo de placebo como en el de uva, aunque se observó un aumento mucho menor en el grupo de uva.

“Estos hallazgos proporcionan datos prometedores que vinculan el consumo de uva con dos resultados muy importantes para quienes viven con osteoartritis de rodilla: reducción del dolor y mejoras en la flexibilidad de las articulaciones”, dijo el investigador principal Shanil Juma, PhD.

«Se necesita más investigación para comprender mejor los resultados de los biomarcadores séricos, así como las diferencias de edad y género observadas».

Pruebas de laboratorio prometedoras también

Durante la presentación, el Dr. Juma también compartió los resultados de un estudio celular reciente que analizó los efectos de los polifenoles de uva entera sobre la integridad de las células del cartílago y los marcadores de la salud del cartílago. Las células del cartílago se trataron primero con varias dosis de polifenoles de uva entera y luego se estimularon con un agente inflamatorio. La proliferación celular aumentó significativamente, de manera dependiente de la dosis, en las células tratadas con polifenoles de uva en presencia de un agente inflamatorio.

Además, un marcador de degradación del cartílago fue significativamente menor con las tres dosis más altas de polifenoles de uva entera en comparación con las células de control y las células tratadas con el agente inflamatorio, lo que sugiere un posible efecto protector de las uvas sobre las células del cartílago.

La osteoartritis es una afección en la que la amortiguación natural entre las articulaciones, el cartílago, se desgasta. Las áreas más afectadas incluyen las manos, los pies, la columna vertebral, las caderas y las rodillas. Es más probable que la osteoartritis se presente en personas mayores de 45 años, y las mujeres tienen más probabilidades de padecerla que los hombres.


Compartir