Cáncer de piel

Piel

Aprenda a prevenir el cáncer de piel y a reconocer los signos del melanoma, el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células basales.

El cáncer de piel se puede prevenir y, a diferencia de muchos cánceres, es posible que pueda reconocer los primeros signos.

Factores de riesgo

Antes de discutir los tipos más comunes, aquí hay algunos factores de riesgo generales que predisponen a las personas al cáncer de piel.

Luz del sol

La radiación ultravioleta de la luz solar es el factor de riesgo número uno. Mientras más exposición al sol de por vida tenga, mayor será el riesgo.

Quemaduras solares severas

Si tiene incluso una quemadura solar grave y con ampollas, aumenta su riesgo. Las quemaduras solares más dañinas ocurren en la niñez, pero las quemaduras en adultos siguen siendo peligrosas. Incluso si su piel se broncea fácilmente, el bronceado aumenta el riesgo y la exposición al sol de por vida.

Cabinas de bronceado

La radiación ultravioleta artificial es muy dañina, especialmente para las personas más jóvenes. Las cabinas de bronceado producen una radiación más fuerte que la luz solar y, si se usan antes de los 35 años, el riesgo de cáncer de piel puede aumentar hasta en un 75 por ciento. La Organización Mundial de la Salud ha clasificado las camas de bronceado como cancerígenas para los seres humanos, y la Sociedad Canadiense del Cáncer recomienda que ninguna persona menor de 18 años use equipos de bronceado en interiores.

Ser de piel clara

Si tiene la piel clara que se quema fácilmente o tiene pecas, es más vulnerable a desarrollar cáncer de piel. La piel clara tiene menos pigmento de melanina, que protege contra la radiación UV. Las personas con ojos azules o verdes, o cabello rojo o rubio, también corren un mayor riesgo.

Exposición a la radiación

Si ha recibido radioterapia para el cáncer, tiene una mayor probabilidad de desarrollar cáncer no melanoma en el área tratada, incluso muchos años después.

Los tres tipos más comunes de cáncer de piel

Melanoma

El melanoma es un cáncer de los melanocitos, las células que dan pigmentación a nuestra piel. Puede ocurrir en cualquier superficie de la piel; en los hombres suele estar en la cabeza o el cuello, o entre los hombros y las caderas, y en las mujeres suele estar en la parte inferior de las piernas o entre los hombros y las caderas.

Cuanto más oscura sea su piel, es menos probable que tenga melanoma. Cuando el melanoma ocurre en personas de piel oscura, aparece en lugares más inusuales, como debajo de las uñas de los pies, en las palmas de las manos o en las plantas de los pies.

El melanoma es el más peligroso de todos los cánceres de piel y se propaga de forma agresiva. Una vez que se ha extendido más allá de la piel, el potencial de cura disminuye drásticamente.

Los melanomas a menudo se desarrollan a partir de lunares existentes, y si tiene más de 50 lunares “comunes” en su cuerpo, corre un mayor riesgo y debe hacer que un médico revise su piel anualmente.

El primer signo de melanoma suele ser un cambio en la forma, tamaño, color o textura de un lunar existente.

Carcinoma de células escamosas

Este cáncer de piel es el más fuertemente relacionado con la exposición al sol de por vida y la sobreexposición infantil. Puede ocurrir tanto en personas de piel clara como en personas de piel oscura y, con mayor frecuencia, se encuentra en personas de piel clara en áreas expuestas al sol, como la cabeza, la cara, las orejas, el cuello y el dorso de las manos. En personas de piel oscura es más probable que ocurra en áreas menos expuestas al sol, como las piernas y los pies.

A medida que las personas de piel clara envejecen, a menudo desarrollan manchas planas, escamosas de color marrón o rojo en las áreas expuestas al sol, como la cara y el dorso de las manos. Estos crecimientos, llamados queratosis actínicas, pueden convertirse en cánceres de piel de células escamosas y deben vigilarse de cerca.

Los signos de un cáncer de células escamosas incluyen un nuevo punto duro o bulto en la piel, a menudo con una superficie áspera, escamosa o con costras. También puede aparecer como una llaga que no cicatriza.

Carcinoma de células basales

El cáncer de piel de células basales es el cáncer de piel más común en personas de piel clara. Ocurre principalmente en áreas expuestas al sol, más comúnmente en la cara, pero también en el cuero cabelludo, las orejas, las manos, los hombros y la espalda. Es el cáncer de piel menos peligroso, ya que rara vez se disemina a otras partes del cuerpo y, por lo general, solo causa daño local a medida que crece.

Este cáncer a menudo aparece como un nódulo o bulto liso y brillante. Puede formar costras, picar, sangrar y no curar.

Conoce bien tu piel para notar cualquier novedad. Hágase un autoexamen regular de la piel de todo su cuerpo con ayuda de un espejo. Siempre que vea cambios en una lesión existente o encuentre una nueva que actúe de manera diferente o no se cure, muéstresela a su médico.

Siempre que tenga un lunar que esté cambiando o un lunar nuevo que parezca inusual o que esté creciendo rápidamente, muéstreselo a su médico.

Cómo protegerse del cáncer de piel

Evite estar al aire libre durante la mitad del día cuando los rayos del sol son más fuertes (10 am a 4 pm).

Recuerde que los rayos del sol se reflejan en la arena, el agua, la nieve, el hielo y el pavimento, y pueden penetrar las nubes y las ventanas. Protéjase con ropa y protector solar adecuados.

Use pantalones largos y mangas y ropa hecha de telas de tejido apretado cuando esté al sol; Los rayos ultravioleta pueden atravesar la ropa ligera.

Use un sombrero de ala ancha que le dé sombra a su rostro, cuello y orejas; gorras y viseras protegen sólo parcialmente.

Use protectores solares de amplio espectro de buena calidad que filtren los rayos UVA y UVB, con un SPF de al menos 15, pero se recomienda 30. Los protectores solares con un SPF significativamente superior a 30 no brindan una protección significativamente mayor, a pesar de las afirmaciones. Aplicar sobre la piel expuesta 30 minutos antes de salir y volver a aplicar cada dos horas o antes si ha estado nadando o sudando.

Evite los productos químicos en los protectores solares como la oxibenzona, que se encuentra en el 80 por ciento de los protectores solares. Penetra en la piel y puede provocar reacciones alérgicas y alteraciones hormonales.

Elija un protector solar que use minerales para filtrar los rayos UV, como el óxido de zinc y el óxido de titanio. Los protectores solares naturales y orgánicos contienen productos químicos menos dañinos que los protectores solares convencionales.


Compartir