Ashwagandha: el suplemento antiestrés

Ashwagandha

Al igual que con los beneficios del aceite de borraja , descubrir cómo las nuevas variedades de botánicos pueden ayudarnos a navegar por nuestras vidas y nuestra salud personal puede ser una experiencia reveladora. Hoy, centramos la atención en la ashwagandha ( Withania somnifera) , una planta originaria de la India y el norte de África cuyas raíces y hojas se han utilizado durante más de 3000 años como una de las medicinas más importantes de Ayurveda para el estrés.

Calma tu estrés

El estrés es un problema demasiado familiar en este momento, ya que muchas personas en todo el mundo se sienten confundidas, ansiosas y realmente asustadas por el estado del mundo en general.

Si bien el ejercicio, la meditación y la conversación abierta con otros pueden ser beneficiosos para controlar el estrés, es bueno saber que también podemos volvernos hacia el mundo de la medicina natural.

También conocida como la «cereza india de invierno» o «ginseng indio», la ashwagandha se ha utilizado como un tónico adaptógeno durante miles de años para combatir el estrés. La raíz de Ashwagandha generalmente se muele hasta obtener un polvo fino y se puede consumir después de mezclarla con agua y miel, o en batidos.

Investigación mundial

Los estudios en todo el mundo han investigado los beneficios y los vínculos entre la raíz de ashwagandha y el estrés. Investigadores en la India encontraron, a través de un pequeño estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, que aquellos que tomaron suplementos de ashwagandha diariamente durante 60 días informaron reducciones en los sentimientos de estrés y una mejora del bienestar mental.

Y no es solo el estrés y la ansiedad con lo que la ashwagandha puede ayudar. En 2017, un instituto universitario del sueño en Japón descubrió que la ashwagandha puede tener un efecto significativo en quienes luchan contra el insomnio. Se descubrió que un extracto de agua de hojas de ashwagandha contenía trietilenglicol (TEG), una sustancia química que promueve el movimiento ocular no rápido, un componente importante del sueño reparador.

Estudios adicionales también han encontrado que la ashwagandha puede mejorar la memoria y la función cognitiva en personas con deterioro cognitivo leve. En un estudio de 2017 en el que participaron 50 adultos, los tratados con raíz de ashwagandha demostraron una mejora en la memoria, la capacidad de atención y la velocidad de procesamiento de la información.

Compartir