Açaí para un intestino sano

Açaí, Asai

Los polifenoles que se encuentran en el açai pueden sobrevivir intactos en el sistema digestivo, lo que podría traer beneficios prebióticos en todo el tracto gastrointestinal hasta el colon, según investigadores del Reino Unido.

La palma açaí es una especie de palmera cultivada por su fruto y palmito. Existe un interés creciente en los beneficios para la salud del açai, que a veces se llama una ‘superfruta’ amazónica. Científicos de la Universidad de Reading y la Universidad de Roehampton sugieren que su rico contenido de antocianinas significa que la fruta podría ayudar a reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con la edad.

“Presumimos que tanto la fibra como los polifenoles vegetales presentes en el açai ( Euterpe oleracea ) brindan beneficios prebióticos y antigenotóxicos en el colon”, escribieron en su informe, publicado en la revista Food Chemistry .

Esto significa que el açaí puede tener un efecto prebiótico, lo que significa que actúa como alimento para las bacterias beneficiosas que viven en el sistema digestivo. La fermentación que proviene de la digestión de los prebióticos por parte de las bacterias, a su vez, proporciona beneficios para la salud de sus huéspedes, como actividades antiinflamatorias, además de influir en el metabolismo y la saciedad.

La genotoxicidad, por otro lado, describe una sustancia que daña la información genética dentro de una célula causando mutaciones.

Se cree ampliamente que los antioxidantes, como los polifenoles, pueden ayudar a proteger contra el estrés genotóxico, que tiene un papel que desempeñar en el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad como la diabetes, el Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.

Los antioxidantes también son prebióticos

En este estudio de laboratorio, los científicos rastrearon el viaje de los polifenoles a través del proceso digestivo, para ver si sobrevivían y en qué medida llegaban intactos al colon.

Los investigadores utilizaron pulpa de açai que se había liofilizado y molido hasta obtener un polvo. Luego, simularon la digestión intestinal utilizando un método estandarizado que imita el sistema digestivo humano. Esto se hizo para «observar la biodisponibilidad y bioactividad potencial de los polifenoles de açai», escribieron.

A partir del proceso, encontraron que el 49,8% de los polifenoles iniciales totales estaban disponibles después de la digestión. “Nuestro trabajo demuestra que los polifenoles presentes en el açai pueden degradarse durante el proceso de digestión, pero lo que es más importante, no se destruyen por completo y, por lo tanto, un porcentaje significativo de estos compuestos puede llegar al colon”, según el informe.

Llegar al colon intacto significa que se convierten en una fuente de alimento útil para las bacterias buenas allí.

En los últimos años han surgido múltiples estudios para estudiar cómo las frutas ricas en antocianinas interactúan con las bacterias en el intestino y si esta interacción ofrece o no beneficios para la salud.

Por ejemplo, una revisión sistemática de investigadores brasileños arrojó recientemente más luz sobre las propiedades prebióticas de las antocianinas. También descubrió que este tipo de antioxidante en realidad alimenta a las bacterias beneficiosas del intestino, lo que ofrece posibles beneficios para la salud del huésped.


Compartir