20 alimentos ricos en vitamina K

Alimentos saludables

La vitamina K es un nutriente importante que juega un papel vital en la coagulación de la sangre y la salud de los huesos y el corazón.

Si bien la deficiencia de vitamina K es poco común, una ingesta inferior a la óptima puede afectar su salud con el tiempo. La ingesta inadecuada puede causar sangrado, debilitar los huesos y potencialmente aumentar su riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

Por esta razón, debe asegurarse de obtener toda la vitamina K que su cuerpo necesita. Un valor diario (DV) de 120 mcg debería prevenir la insuficiencia en la mayoría de las personas.

Este artículo enumera 20 alimentos que proporcionan altas cantidades de vitamina K. Además, incluye 5 listas de fuentes de vitamina K categorizadas por grupo de alimentos.

20 alimentos ricos en vitamina K

La vitamina K es un grupo de compuestos divididos en dos grupos: vitamina K1 (filoquinona) y vitamina K2 (menaquinona).

La vitamina K1, la forma más común de vitamina K, se encuentra principalmente en alimentos de origen vegetal, especialmente vegetales de hojas verdes oscuras. La vitamina K2, por otro lado, solo se encuentra en alimentos de origen animal y alimentos vegetales fermentados, como el natto.

Los siguientes 20 alimentos son buenas fuentes de vitamina K. Para una salud óptima, incluya algunos de ellos en su dieta diaria.

  1. Col rizada (cocida): 443% DV por porción
    Media taza: 531 mcg (443% DV)
    100 gramos: 817 mcg (681% DV)
  2. Mostaza (cocida): 346% DV por porción
    Media taza: 415 mcg (346% DV)
    100 gramos: 593 mcg (494% DV)
  3. Acelga suiza (cruda): 332% DV por porción
    1 hoja: 398 mcg (332% DV)
    100 gramos: 830 mcg (692% DV)
  4. Col verde (cocida) – 322% DV por porción
    Media taza: 386 mcg (322% DV)
    100 gramos: 407 mcg (339% DV)
  5. Natto: 261% DV por porción
    100 gramos: 1,103 mcg (920% DV)
  6. Espinaca (cruda): 121% DV por porción
    1 taza: 145 mcg (121% DV)
    100 gramos: 483 mcg (402% DV)
  7. Brócoli (cocido): 92% DV por porción
    Media taza: 110 mcg (92% DV)
    100 gramos: 141 mcg (118% DV)
  8. Coles de Bruselas (cocidas): 91% DV por porción
    Media taza: 109 mcg (91% DV)
    100 gramos: 140 mcg (117% DV)
  9. Hígado de res – 60% DV por porción
    1 rebanada: 72 mcg (60% DV)
    100 gramos: 106 mcg (88% DV)
  10. Chuletas de cerdo: 49% DV por porción
    100 gramos: 69 mcg (57% DV)
  11. Pollo – 43% DV por porción
    100 gramos: 60 mcg (50% DV)
  12. Pasta de hígado de ganso: 40% DV por porción
    1 cucharada: 48 mcg (40% DV)
    100 gramos: 369 mcg (308% DV)
  13. Judías verdes (cocidas) – 25% DV por porción
    Media taza: 30 mcg (25% DV)
    100 gramos: 48 mcg (40% DV)
  14. Ciruelas pasas – 24% DV por porción
    5 piezas: 28 mcg (24% DV)
    100 gramos: 60 mcg (50% DV)
  15. Kiwi – 23% DV por porción
    1 fruta: 28 mcg (23% DV)
    100 gramos: 40 mcg (34% DV)
  16. Aceite de soja: 21% DV por porción
    1 cucharada: 25 mcg (21% DV)
    100 gramos: 184 mcg (153% DV)
  17. Quesos duros: 20% DV por porción
    100 gramos: 87 mcg (72% DV)
  18. Aguacate – 18% DV por porción
    Mitad, medio: 21 mcg (18% DV)
    100 gramos: 21 mcg (18% DV)
  19. Guisantes (cocidos) – 17% DV por porción
    Media taza: 21 mcg (17% DV)
    100 gramos: 26 mcg (22% DV)
  20. Quesos blandos: 14% DV por porción
    100 gramos: 59 mcg (49% DV)

10 verduras ricas en vitamina K

Las mejores fuentes de vitamina K1 (filoquinona) son las verduras de hoja verde oscura. De hecho, el prefijo «filo» se refiere a hojas.

  1. Col rizada (cocida): 443% DV por porción
    Media taza: 531 mcg (443% DV)
    100 gramos: 817 mcg (681% DV)
  2. Mostaza (cocida): 346% DV por porción
    Media taza: 415 mcg (346% DV)
    100 gramos: 593 mcg (494% DV)
  3. Acelga suiza (cruda): 332% DV por porción
    1 hoja: 398 mcg (332% DV)
    100 gramos: 830 mcg (692% DV)
  4. Col verde (cocida) – 322% DV por porción
    Media taza: 386 mcg (322% DV)
    100 gramos: 407 mcg (339% DV)
  5. Hojas de remolacha (cocidas): 290% DV por porción
    Media taza: 349 mcg (290% DV)
    100 gramos: 484 mcg (403% DV)
  6. Perejil (fresco): 137% DV por porción
    1 ramita: 164 mcg (137% DV)
    100 gramos: 1,640 mcg (1,367% DV)
  7. Espinaca (cruda): 121% DV por porción
    1 taza: 145 mcg (121% DV)
    100 gramos: 483 mcg (402% DV)
  8. Brócoli (cocido): 92% DV por porción
    Media taza: 110 mcg (92% DV)
    100 gramos: 141 mcg (118% DV)
  9. Coles de Bruselas (cocidas): 91% DV por porción
    Media taza: 109 mcg (91% DV)
    100 gramos: 140 mcg (117% DV)
  10. Repollo (cocido) – 68% DV por porción
    Media taza: 82 mcg (68% DV)
    100 gramos: 109 mcg (91% DV)

10 productos cárnicos ricos en vitamina K

Las carnes grasas y el hígado son excelentes fuentes de vitamina K2, aunque el contenido varía según la dieta del animal y puede ser diferente entre regiones o productores.

La información sobre el contenido de vitamina K2 de los alimentos de origen animal es incompleta, pero se han realizado algunos estudios.

A continuación se presentan 10 alimentos que proporcionan cantidades buenas o moderadas de vitamina K2.

  1. Hígado de res: 60% DV por porción
    1 rebanada: 72 mcg (60% DV)
    100 gramos: 106 mcg (88% DV)
  2. Chuletas de cerdo: 49% DV por porción
    100 gramos: 69 mcg (57% DV)
  3. Pollo: 43% DV por porción
    100 gramos: 60 mcg (50% DV)
  4. Pasta de hígado de ganso: 40% DV por porción
    1 cucharada: 48 mcg (40% DV)
    100 gramos: 369 mcg (308% DV)
  5. Tocino – 25% DV por porción
    100 gramos: 35 mcg (29% DV)
  6. Carne molida: 7% DV por porción
    100 gramos: 9.4 mcg (8% DV)
  7. Hígado de cerdo – 6% DV por porción
    100 gramos: 7.8 mcg (7% DV)
  8. Pechuga de pato – 4% DV por porción
    100 gramos: 5.5 mcg (5% DV)
  9. Riñones de res – 4% DV por porción
    100 gramos: 5.7 mcg (5% DV)
  10. Hígado de pollo – 3% DV por porción
    100 gramos: 13 mcg (11% DV)

10 alimentos lácteos y huevos ricos en vitamina K

Los productos lácteos y los huevos son fuentes decentes de vitamina K2.

Al igual que la carne, su contenido de vitaminas depende de la dieta del animal y los valores varían según la región o el productor.

  1. Quesos duros: 20% DV por porción
    100 gramos: 87 mcg (72% DV)
  2. Queso Jarlsberg: 19% DV por porción
    1 rebanada: 22 mcg (19% DV)
    100 gramos: 80 mcg (66% DV)
  3. Quesos blandos: 14% DV por porción
    100 gramos: 59 mcg (49% DV)
  4. Queso Edam: 11% DV por porción
    1 rebanada: 13 mcg (11% DV)
    100 gramos: 49 mcg (41% DV)
  5. Queso azul: 9% DV por porción
    100 gramos: 36 mcg (30% DV)
  6. Yema de huevo: 5% DV por porción
    1 grande: 5,8 mcg (5% DV)
    100 gramos: 34 mcg (29% DV)
  7. Cheddar: 3% DV por porción
    100 gramos: 13 mcg (11% DV)
  8. Leche entera – 3% DV por porción
    1 taza: 3,2 mcg (3% DV)
    100 gramos: 1,3 mcg (1% DV)
  9. Mantequilla – 2% DV por porción
    1 cucharada: 3 mcg (2% DV)
    100 gramos: 21 mcg (18% DV)
  10. Crema – 2% DV por porción
    2 cucharadas: 2.7 mcg (2% DV)
    100 gramos: 9 mcg (8% DV)

10 frutas ricas en vitamina K

Las frutas generalmente no contienen tanta vitamina K1 como las verduras de hoja verde, pero algunas proporcionan cantidades decentes.

  1. Ciruelas pasas: 24% DV por porción
    5 piezas: 28 mcg (24% DV)
    100 gramos: 60 mcg (50% DV)
  2. Kiwi: 23% del valor diario por ración
    1 fruta: 28 mcg (23% DV)
    100 gramos: 40 mcg (34% DV)
  3. Aguacate: 18% DV por porción
    Mitad, medio: 21 mcg (18% DV)
    100 gramos: 21 mcg (18% DV)
  4. Moras – 12% DV por porción
    Media taza: 14 mcg (12% DV)
    100 gramos: 20 mcg (17% DV)
  5. Arándanos – 12% DV por porción
    Media taza: 14 mcg (12% DV)
    100 gramos: 19 mcg (16% DV)
  6. Granada: 12% DV por porción
    Media taza: 14 mcg (12% DV)
    100 gramos: 16 mcg (14% DV)
  7. Higos (secos) – 6% DV por porción
    5 piezas: 6.6 mcg (6% DV)
    100 gramos: 16 mcg (13% DV)
  8. Tomates (secados al sol) – 4% DV por porción
    5 piezas: 4,3 mcg (4% DV)
    100 gramos: 43 mcg (36% DV)
  9. Uvas: 3% DV por porción
    10 uvas: 3,5 mcg (3% DV)
    100 gramos: 15 mcg (12% DV)
  10. Grosellas rojas: 3% DV por porción
    100 gramos: 11 mcg (9% DV)

10 frutos secos y legumbres con alto contenido de vitamina K

Algunas legumbres y nueces proporcionan cantidades decentes de vitamina K1, pero generalmente proporcionan mucho menos que las verduras de hoja verde.

  1. Judías verdes (cocidas): 25% DV por porción
    Media taza: 30 mcg (25% DV)
    100 gramos: 48 mcg (40% DV)
  2. Guisantes (cocidos): 17% DV por porción
    Media taza: 21 mcg (17% DV)
    100 gramos: 26 mcg (22% DV)
  3. Soja (cocida): 13% DV por porción
    Media taza: 16 mcg (13% DV)
    100 gramos: 33 mcg (28% DV)
  4. Frijoles mungo germinados (cocidos): 12% DV por porción
    Media taza: 14 mcg (12% DV)
    100 gramos: 23 mcg (19% DV)
  5. Anacardos – 8% DV por porción
    100 gramos: 34 mcg (28% DV)
  6. Frijoles rojos (cocidos): 6% DV por porción
    Media taza: 7,4 mcg (6% DV)
    100 gramos: 8,4 mcg (7% DV)
  7. Avellanas – 3% DV por porción
    100 gramos: 14 mcg (12% DV)
  8. Piñones – 1% DV por porción
    100 gramos: 54 mcg (45% DV)
  9. Nueces de Brazil – 1% DV por porción
    100 gramos: 3.5 mcg (3% DV)
  10. Nueces – 1% DV por porción
    100 gramos: 2.7 mcg (2% DV)

¿Cómo cumplir con sus requisitos de vitamina K?

Las fuentes más ricas en vitamina K1 son las verduras de hoja verde oscura. Por ejemplo, solo media taza de col rizada proporciona aproximadamente el 443% del valor diario.

Para aprovechar al máximo la vitamina K en la col rizada y otros alimentos vegetales, considere consumirlos con un poco de grasa o aceite. Esto se debe a que la vitamina K es soluble en grasa y puede absorberse mejor cuando se combina con grasa.

La vitamina K2 solo se encuentra en alimentos de origen animal y en ciertos platos fermentados. Las bacterias intestinales también producen pequeñas cantidades.

El natto , un plato japonés elaborado con soja fermentada, es una de las mejores fuentes de vitamina K2. Otras buenas fuentes son la carne, el hígado y el queso.

La evidencia sugiere que el metabolismo y las funciones de la vitamina K1 y K2 son ligeramente diferentes, aunque esto aún no se comprende completamente.

Por el momento, las pautas dietéticas no distinguen entre los dos. Sin embargo, probablemente sea una buena idea incluir ambos en su dieta.

Compartir