13 signos tempranos de la enfermedad de Parkinson

dolor articular, artritis, gota

Los síntomas característicos de la enfermedad de Parkinson son temblores y movimientos lentos y rígidos. Los pequeños cambios en los movimientos y el comportamiento de una persona pueden indicar la aparición de la enfermedad de Parkinson antes del diagnóstico.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno del sistema nervioso que afecta a alrededor del 1 por ciento de las personas de 65 años o más. Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente durante varios años. Pueden ser sutiles al principio, por lo que es fácil pasar por alto los primeros signos.

Si alguien nota síntomas de la enfermedad de Parkinson, debe considerar comunicarse con su médico para obtener más información. El tratamiento temprano puede mejorar el resultado a largo plazo de la afección.

En este artículo, cubrimos 13 signos tempranos de la enfermedad de Parkinson.

  1. Temblores

Muchos médicos consideran que los temblores son un signo característico clave de la enfermedad de Parkinson. Los temblores implican contracciones o sacudidas persistentes de manos, piernas o barbilla.

Los temblores asociados con la enfermedad de Parkinson se denominan «temblores de reposo». Esto significa que los temblores se detienen cuando una persona usa la parte del cuerpo afectada.

Los temblores son muy sutiles cuando aparecen por primera vez. En esta etapa, la persona que experimenta los temblores suele ser la única que los nota. Los temblores empeorarán gradualmente a medida que avanza la enfermedad.

Los temblores suelen aparecer en un lado del cuerpo y luego se extienden a otras partes del cuerpo más adelante.

  1. Dificultad para caminar

Los cambios sutiles en el patrón de caminar de una persona podrían ser una señal temprana de la enfermedad de Parkinson.

Alguien que padece la enfermedad de Parkinson puede caminar lentamente o arrastrar los pies al caminar. Muchos se refieren a esto como un «paso arrastrando los pies».

La persona puede caminar a un ritmo irregular, caminar repentinamente más rápido o más lento o cambiar la longitud de su paso.

  1. Escritura pequeña o apretada

La micrografía es un trastorno que implica una letra anormalmente pequeña o apretada.

Los médicos asocian la micrografía con afecciones médicas que afectan el sistema nervioso o trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Parkinson.

  1. Pérdida del olfato

La hiposmia ocurre cuando alguien pierde la capacidad de oler. A esto también se le llama disfunción olfativa. La pérdida del olfato es un síntoma relativamente común, que afecta al 70-90 por ciento de las personas con la enfermedad de Parkinson.

La pérdida del olfato es uno de los síntomas más notables de la enfermedad de Parkinson que no está relacionado con el movimiento. Puede aparecer varios años antes de que la enfermedad afecte el movimiento de una persona.

Las personas que tienen hiposmia como síntoma de la enfermedad de Parkinson pueden experimentar:

un sentido del olfato embotado
dificultad para detectar olores
dificultad para identificar olores
dificultad para diferenciar los olores

Los médicos usan pruebas de identificación del olfato para diagnosticar la hiposmia, pero la precisión de estas pruebas varía ampliamente.

Tener hiposmia no siempre significa que alguien tenga la enfermedad de Parkinson. El sentido del olfato de una persona puede cambiar por muchas razones, como la edad, el tabaquismo o la exposición a productos químicos agresivos. Hiposmia es también un síntoma de otras condiciones médicas, incluyendo la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Huntington .

  1. Problemas de sueño

La enfermedad de Parkinson puede afectar gravemente la capacidad de dormir de una persona. Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson pueden experimentar una amplia gama de síntomas relacionados con el sueño, que incluyen:

insomnio
fatiga excesiva durante el día
narcolepsia
apnea del sueño
pesadillas
movimientos incontrolados o esporádicos mientras duerme

  1. Equilibrio deficiente

La enfermedad de Parkinson se dirige específicamente a las células nerviosas llamadas ganglios basales, que residen en lo profundo del cerebro. Los nervios de los ganglios basales controlan el equilibrio y la flexibilidad, por lo que cualquier daño a estos nervios puede afectar el equilibrio de una persona.

Los médicos utilizan una prueba llamada prueba de tracción para evaluar el equilibrio de una persona. La prueba de tracción implica a un profesional de la salud que tira suavemente de los hombros de una persona hacia atrás hasta que pierde el equilibrio y registra cuánto tiempo le toma recuperarlo.

Las personas sanas se recuperan después de uno o dos pasos , mientras que las personas con enfermedad de Parkinson pueden dar un mayor número de pasos más pequeños para equilibrarse por completo.

  1. Bradicinesia

La bradicinesia es un término que significa lentitud o ausencia de movimiento.

La bradicinesia causa una variedad de síntomas, como rigidez de las extremidades y movimientos lentos. Una persona que tiene bradicinesia puede caminar más lento o tener dificultades para iniciar un movimiento.

Algunas personas que tienen este síntoma pueden malinterpretarlo como debilidad muscular. Sin embargo, este síntoma no afecta la fuerza muscular.

  1. Mascarilla facial

Las expresiones faciales implican muchos movimientos musculares complejos y sutiles. Las personas con enfermedad de Parkinson a menudo tienen una capacidad reducida para hacer expresiones faciales. A esto se le llama enmascaramiento facial.

El enmascaramiento facial está relacionado con la bradicinesia. Los músculos faciales se mueven más lenta o rígidamente de lo habitual. Las personas que tienen enmascaramiento facial pueden parecer en blanco o sin emociones, aunque su capacidad para sentir emociones no se ve afectada. El enmascaramiento facial también puede hacer que alguien parpadee más lentamente.

Una persona con máscara facial puede tener dificultades para comunicarse con los demás porque los cambios en sus expresiones faciales son menos notables de lo habitual.

  1. Cambios vocales

Los cambios en el volumen y la calidad de la voz de una persona son otro signo temprano de la enfermedad de Parkinson.

Los cambios vocales pueden implicar hablar en un tono más suave o comenzar a hablar a un volumen habitual y luego la voz se vuelve más suave o se desvanece.

En otros casos, una persona puede perder la variación habitual en el volumen y el tono de su voz, por lo que la voz parece monótona.

  1. Postura encorvada o encorvada

Las personas que padecen la enfermedad de Parkinson pueden notar cambios en su postura debido a otros síntomas de la enfermedad, como rigidez muscular.

Las personas se ponen de pie de forma natural para que su peso se distribuya uniformemente sobre sus pies. Sin embargo, las personas que tienen la enfermedad de Parkinson pueden comenzar a inclinarse hacia adelante, haciendo que parezcan encorvados o encorvados.

  1. Estreñimiento

El estreñimiento es un problema común que puede tener una amplia variedad de causas. El estreñimiento es uno de los síntomas no motores más comunes asociados con la enfermedad de Parkinson. Casi el 25 por ciento de las personas con la afección experimentan estreñimiento antes de desarrollar síntomas motores.

  1. Síntomas psicológicos

La enfermedad de Parkinson puede afectar gravemente el bienestar psicológico de una persona. La enfermedad reduce los niveles naturales de dopamina del cuerpo, lo que puede provocar cambios en el estado de ánimo y el comportamiento.

Algunos síntomas psicológicos asociados con la enfermedad de Parkinson incluyen:

depresión
ansiedad
psicosis
demencia
confusión
dificultad para hacer planes o mantenerse organizado
capacidad reducida para resolver problemas

  1. Pérdida de peso

Las personas con enfermedad de Parkinson pueden experimentar una pérdida de peso de leve a moderada por varias razones.

Los temblores y otros síntomas motores asociados con la enfermedad de Parkinson pueden aumentar las necesidades energéticas naturales del cuerpo. Los síntomas no motores, como pérdida del olfato, depresión o problemas digestivos, pueden hacer que las personas coman menos, lo que puede resultar en pérdida de peso.

Resumen

La enfermedad de Parkinson es difícil de diagnosticar, especialmente en las primeras etapas. Esto se debe a que los síntomas son más sutiles y esporádicos. Sin embargo, saber qué síntomas buscar puede alentar a las personas a buscar atención médica antes de que progresen.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson incluyen:

temblores
dificultad para caminar
letra pequeña o apretada
perdida del olfato
problemas para dormir
mal equilibrio
bradicinesia
enmascaramiento facial
cambios de voz
postura encorvada o encorvada
estreñimiento
síntomas psicológicos
pérdida de peso

Tener estos síntomas no siempre significa que una persona tenga la enfermedad de Parkinson. Las personas mayores de 60 años deben considerar hablar con su proveedor de atención médica si experimentan alguno de los síntomas enumerados anteriormente.

El diagnóstico temprano conduce a un tratamiento más temprano, que puede mejorar la calidad de vida general de una persona.


Compartir